SYLVAINE – “Nova” (ALBUM REVIEW)

La música y el arte total que realiza Sylvaine es de aquellos que te hacen cuestionar el valor de las etiquetas musicales. ¿Cuáles son los matices de tal o cuál estilo? ¿Cómo diferenciamos uno de otro? Las palabras siempre son meszquinas cuando de arte se trata, derivados del afán siempre reduccionista de nuestro lenguaje. Pasa que existen bandas, pasadas o actuales, fáciles de categorizar y respecto de las cuales existe un consenso general. Black Sabbath es Hard Rock, Darkthrone es black metal. Pero Sylvaine escapa a describirla en dos o tres palabras.

Si no la conoces, Sylvaine es el alias musical de la multiinstrumentista, directora de orquesta y compositora noruega Kathrine Shepard. (Le hicimos una entevista que puedes leer acá). Sylvaine (un juego de palabras con el nombre de uno de sus queridos poetas franceses, Paul Verlaine) nos ofrece “Nova”, su cuarto álbum, el que vendría siendo un despertar o renacimiento tanto musical como personal, asociado con la pérdida y la transformación dentro del contexto pandémico, entrelazado con su búsqueda identitaria: descubrir su lugar en el mundo de la música.

No sigamos dilatando el tema central: ¿Qué toca Sylvaine? Pues, teniendo presente lo reflexionado al principio, sus primeros dos álbumes podrían describirse como un Dark Metal muy influenciado por el Rock Alternativo más sombrío de los noventa, debido principalmente a la forma en que Sylvaine estructura sus canciones y construye sus melodías vocales, amén del protagonismo que le brinda a su voz y guitarra. En este orden de ideas esta creadora puede ubicarse dentro de la tradición del movimiento conocido como “Girl Power”, surgido en los noventa y compuesto por músicas, cantautoras y productoras (solas o acompañadas) tales como Fionna Apple, PJ Harvey y Bjork, siendo Kate Bush a fines de los 70, su reconocida precursora.

Lo que la diferencia dentro de esta línea de artistas es que fusiona de manera original este sonido con la tradición del black metal noruego y la música coral, es decir, líneas vocales de tendencia más clásica, gracias a su educación y formación musical docta. Este “Sello original” de Sylvaine le permitió evolucionar en su tercer álbum “Atoms Aligned, Coming Undone” de 2018, hacia una forma muy personal de Post/Alternative Metal donde la influencia de la banda Alcest (Reconocida banda francesa de Post/Black Metal) es notoria. De hecho, han colaborado juntos.

Centrándonos en “Nova”, puedo señalar – luego de escucharlo compulsivamente en reiteradas ocasiones – que la búsqueda de Sylvaine por diferenciarse de actos como Myrkur o Chelsea Wolfe, ha terminado. Hoy demuestra con “Nova” que ha logrado crear una amalgama única de Post Metal, vocalizaciones corales angelicales y arrebatos de blackgaze dentro de un álbum de sólo siete canciones, en los que incluso aún se percibe la vibración noventera de Rock Alternativo.

Cantadas en un lenguaje imaginario, las sílabas del track que le da nombre al disco y que sirve de apertura, sugieren al oyente algo lingüísticamente simbólico e importante. “He querido escribir una pieza coral desde mis días de ‘Wistful’”, dice la artista, “Sólo una pieza puramente vocal. Me encantan las armonías y el instrumento más personal que tienes eres tú mismo, tu voz. Realmente quería mostrar quién soy esta vez”.

Las siguientes pistas del álbum, “Mono No Aware”, “Nowhere, Still Somewhare” y “Fortapt” son composiciones que, excepto la intermedia, rondan 10 y 11 minutos de duración, y exhiben el desarrollo compositivo y de ejecución de su autora, quien se hizo cargo de las voces, guitarras, bajo, sintetizadores y arreglos, además de la composición. Como ya se ha señalado, Sylvaine le ha dado más espacio a las secciones oníricas propias del Post Metal y en estas tres composiciones lo acredita con creces.

La siguiente “I Close My Eyes So I Can See” actúa como nostálgica semblanza de su primera época más alternativa, en la que además se percibe un aire a Anneke Van Giersbergen mientras ésta formaba parte de The Gathering. Este ánimo más luminoso (sin perjuicio de sus vocalizaciones wizard) se oscurece rápidamente en “Everything Must Come To An End” en la que se acompaña magistralmente del violinista escocés Lambert Segura de SAOR y del violonchelista Nostarion, también conocido como Patrik Urban.

Cierra el álbum ( a modo de bonus track, al menos en la versión publicada en Spotify) “Dissolution”, conservando ese feeling alternativo pero de la mano del Post Metal más melódico donde la voz dulce de nuestra élfica artista hipnotiza por completo. El sonido y producción realza y beneficia el sonido de esta one-woman-band, logrado en el Drudenhaus Studio ubicado en Issé, Francia por Benoît Roux. La masterización estuvo a cargo de Karl Daniel Lidén en Karl Daniel Lidén Producciones. El arte de tapa es obra de Andy Julia.

La fragilidad reflejada en el arte de tapa donde vemos desnuda a Sylvaine sirve de reflejo de su búsqueda personal y musical pero que al mismo tiempo contraste con la agresividad y fiereza black que nos entrega en algunas de sus canciones. Obras de esta profundidad se disfrutan pocas veces en esta vida. Un deber!

Calificación: 10 / 10

Fecha de lanzamiento: 4 de marzo de 2022. Género: Post/Alternative Metal. Sello: Season Of Mist