ESPECIAL: LOS ÁLBUMES DEL 2021 QUE NO REVISAMOS

Especial por: .:G_Radaghast B.P.

Es imposible para cualquier webzine revisar toooodos los álbumes que se editan durante el año. Los motivos son variados, empero el mayor de todos es la falta de tiempo. Pues justamente escribir sobre música ya no es el negocio lucrativo de décadas pasadas y debes trabajar para vivir (y nunca, nunca debe ser al revés). Desde el exitoso fenómeno de MySpace a mediados de los 2000 que los lanzamientos de álbumes se ha multiplicado a nivel exponencial – esquivando el filtro de selección de ejecutivos de sellos discográficos – y son cientos los discos que se editan año a año. Tornando dificultosa la tarea de discriminar entre lo bueno, lo malo y lo que nunca debió ser editado.

Repitiendo el ejercicio del año pasado, partiré señalando que los discos que a mi juicio decepcionaron este año – y sin profundizar mucho en ello – fueron: “Medicine At Midnight” de Foo Fighters, por convertirse en una banda actualmente insufrible para mí en su nivel de coqueteo con la cultura pop y las cámaras de TV (supieron que lanzarán una película de terror? En fin.); Hushed and Grim de Mastodon. A mi gusto fue una decepción por repetir la (gastada) fórmula de “Emperor Of Sand” editado el año 2017, entregando un lote de canciones sin gracia. Y de paso desperdiciando a un tremendo productor como es David Bottrill (quien obtuvo fama produciendo a “novatos” como Peter Gabriel, Tool, King Crimson, entre otros).

Seguimos esta secuencia de decepciones con el álbum “Riddles, Ruins & Revelations” de Sirenia. Confirmando a quienes habíamos amado sus dos primeros trabajos, que su líder Morten Veland definitivamente entró en las arenas del Metal Gótico ganchero y bailable para no salir quizás nunca más. “The Lunar Injection Kool Aid Eclipse Conspiracy” de Rob Zombie adolece del mismo mal de Mastodon. Aunque en un nivel más preocupante: viene repitiendo la misma fórmula exhibida desde su álbum “The Sinister Urge” lanzado el 2001.

De todas las decepciones musicales que me llevé este año, la más fuerte fue el esperadísimo “LT3” de Liquid Tension Experiment. La catarsis de la reunión de Mike Portnoy con Tony Levin y sus ex compañeros de Dream Theater excedió con creces su antigua habilidad para contener tanto talento en composiciones disfrutables y memorables. “Niratias” de Chevelle también fue un trago amargo de desconfianza respecto a si su llama compositiva quizás definitivamente se apagó. Como podrán apreciar, este breve repaso considera bandas del mundillo más “mainstream” del Rock. Afortunadamente agrupaciones menos conocidas SÍ nos reconfortaron con trabajos dignos de su trayectoria y reconocida calidad.

I. BOTANIST / THIEF – ” Cicatrix / Diamond Brush ” (Split)

BOTANIST es un “grupo” de San Francisco, USA, que ejecuta un Avantgarde/Post-Black Metal basado exclusivamente en la utilización del “Dulcimer”, instrumento de cuerda percutida, acompañado sólo de voces, bajo y batería. Años atrás leí que un medio europeo los calificaba como “Black Metal de las Plantas” por sus líricas basadas en una adoración “satánica” hacia ellas y en el exterminio de la “plaga humana” culpable del daño que le genera a la Naturaleza. BOTANIST existe desde el año 2009 y han editado más de media docena de álbumes y una buena cantidad de Ep’s y lanzamientos colectivos. Éste corresponde a segundo split (lanzamiento compartido) y en esta ocasión comparten formato con el proyecto electrónico (con sede en Los Ángeles) THIEF.

Ambas bandas responden al término one-man-band, siendo el músico llamado Otrebor (alias de Roberto Martinelli) el de BOTANIST, y Dylan Neal el de THIEF. Quien además tocó dulcimer martillado en BOTANIST y, se supone, ha continuado contribuyendo como miembro “silencioso” en esta banda. “Cicatrix” de BOTANIST contiene pistas inéditas de las sesiones de grabación de su aclamado opus “VI: Flora”, del 2014. Más remixes de los sencillos “Balete” y “Streptocarpus”, que fueran editados el año pasado. Musicalmente constituye una revisión de su época más extrema y agresiva, en contraste a sus últimos dos trabajos que han bajado los niveles de intensidad en beneficio de la melodía y la experimentación.

Un genial descubrimiento ha sido para mí THIEF, puesto que exhiben una increíble unión de dubstep, electrónica oscura y cánticos ceremoniales sampleados! “Diamond Brush” presenta además percusiones y guitarras eléctricas por primera vez. En suma, un split disfrutable en partes iguales y una correcta “puerta de entrada” para conocer el sonido de ambas bandas.

II. DEAD CAN DANCE – 11 “Lives” de su gira del año 2005

Así es. DEAD CAN DANCE, la banda de culto adorada por rockeros, hippies, metaleros y gente que disfruta de la buena música en general, liberó no 1 sino 11 registros en vivo a través de Spotify este año, capturados en la gira de reunión del año 2005 en diferentes ciudades de Italia, España, Estados Unidos y Australia, entre otros audiotorios. La agrupación liderada por los “celestiales” Brendan Perry y Lisa Gerrard (no nos merecemos su voz y encanto, así de simple) se reunieron aquel año luego de su separación acaecida en 1998. enfocando sus energías en una extensa gira que afortunadamente, se condujo en la composición de dos nuevos álbumes: “Anastasis” de 2012 y “Dionysus” de 2018.

Si te consideras un metalbanger y no conoces DEAD CAN DANCE, tienes tarea pendiente. Desde Mille Petrozza de Kreator hasta Danny Lilker de Brutal Truth han manifestado su admiración por esta banda, pasando por músicos de bandas como The Gathering y Anathema. Cada disco de ellos es un viaje individual por la música tribal, medieval, persa e incluso en sus primeros trabajos se aprecian sonidos similares a la New Wave y Rock Gótico primigenio más oscuro. Y estos álbumes en vivo consideran piezas de toda su amplia discografía. Su desempeño en vivo siempre ha sido impecable, y si puedes conseguirte el DVD en vivo “Toward The Within” de 1994, que es uno de los mejores shows en vivo que he visto en mi vida, le harás un obsequio a tus ojos y corazón. No exagero.

III. STEVEN WILSON – ” The Future Bites “

Hasta que finalmente su acercamiento a lo que algunos denominan “Pop Progresivo” lo llevó a su obra cúlmine y nada menos que en la forma de un disco cuádruple – al menos en Spotify, el que considera remixes de bandas como Biffy Clyro y Tangerine Dream, en 30 canciones y casi 3 horas de duración -. Dejando en puntos suspensivos su carrera solista (Ya anunció nuevo disco solista para el 2023) mientras vuelve temporalmente a su “nave nodriza” llamada Porcupine Tree.

Para todos quienes lo seguimos hace años sabíamos de su fascinación por agrupaciones como Marillion o Tears For Fears. Sabíamos además de su férrea voluntad y nulo temor artístico en hacer la música que se le venga en gana, sin importarle si era tachado de “vendido a la música indie”. Que es la moda febril desde hace algunos años. Sin ir más lejos ULVER también ha explorado los senderos del indie – o pop prog, como prefieras llamarlo – en sus álbumes “The Assasination of Julius Caesar” y “Flowers Of Evil”.

Efectivamente hay canciones en este álbum que a la primera escucha suena a eso. Sin embargo siempre prevalece el exquisito gusto en la composición de Steven, lo que lo eleva a un sitial alejado de cualquier banda de veintiañeros. Y como pudimos ver en el single liberado con Porcupine Tree, no ha perdido el “mapa para regresar a la Tierra de Oz” a la hora de componer con Richard Barbieri y Gavin Harrison. Sólo el tiempo dirá de qué forma acomodamos esta pieza de puzzle dentro de la prolifíca discografía de Steven.

IV. THE ANSWER LIES IN THE BLACK VOID – ” Forlorn”

Mientras preparaba el artículo sobre la clásica banda Doom Metal Celestial Season (artículo aquí), descubrí que su baterista Jason Köhnen se disponía a lanzar un álbum junto a Martina Horváth, la magnífica cantante de la banda de Avantgarde Metal Thy Catafalque, bajo el nombre de The Answer Lies In The Black Void. Ambos decidieron unir fuerzas para expresar su pasión por el Doom Metal clásico pero desde una perspectiva propia y original, editando su álbum debut ‘Forlorn’ el que se lanzó bajo el sello Burning World Records – el mismo que ha lanzado los últimos discos de Celestial Season – el 24 de septiembre de 2021 del año pasado.

Las nueve canciones de “Forlorn” son un verdadero bálsamo de Doom Metal Clásico, revisitado desde la preciosa perspectiva de Jason y Martina. La composición, líneas vocales, los tempos seleccionados y principalmente, las líneas vocales creadas por Martina merecen un espacio destacado en este artículo. Estos lanzamientos tan “quitados de bulla” sin tanta maquinaria de avisaje y menciones constituyen un manjar desde el instante en que los descubres. Si el año 2020 cerró con el disco Doom Metal del proyecto Veil Of Secrets (la unión entre Vibeke Stene, ex Tristania, y Asgeir Mickelson, ex Borknagar) el 2021 fue el turno de The Answer Lies In The Black Void.

V. ULVER – ” Hexahedron ” / ” Scary Muzak “

ULVER nos tenía preocupados a varios por el curso de sus dos últimos álbumes, verdaderas “antigemas” del pop indie tan de moda en los últimos cinco años, lo que constituye una real “aberracción” en contraste a su, por así llamarlo, “tercera etapa” de exploración en los senderos de la electrónica oscura, música neoclásica concreta y del “glitch” (grabar una sesión en vivo, con sus aciertos y errores, sin mayor edición) parida desde el álbum “Perdition City” (Jester Records, 2000) y que fuera generosa en entregarnos joyas como el mencionado “Perdition City”, los álbumes “Blood Inside” (2005) y “Shadows Of The Sun” (2007; todos editados por el sello de Garm, Jester Records). “The Asassination…” y “Flowers…” como dije anteriormente, resultaron ser tan desconcertantes como adictivos.

Pasa que siempre he dicho que ULVER, así como Massive Attack, Porcupine Tree, Steven Wilson y Radiohead tocan “la música del Futuro“, lo han hecho desde siempre y desde mi perspectiva, ULVER es la que más brilla entre todas ellas. ULVER partió tocando Folk/Black Metal en su primer trabajo, luego un disco completamente acústico con trazas de Trip Hop – algo impensado en aquella época y en un país tan radicalmente Black Metal como Noruega – y un tercer álbum de pútrido y ácido Black Metal tradicional, para saltar sin aviso en los senderos del Avantgarde en un álbum para colmo doble como fue “Themes From William Blake’s The Marriage Of Heaven and Hell” (1998) meses después que Massive Attack editara “Mezzanine” y mucho antes que Radiohead pateara la mesa del mainstream con “Kid A”. Hasta aquí, las dos primeras etapas de ULVER.

El regreso de ULVER a su música más cerebral y menos complaciente se materializó el pasado 2021 en dos álbumes: “Hexahedron (Live At Henie Onstad Kunstsenter)” consiste en una sesión improvisada grabada en vivo en un recinto cerrado (sin público) y editada posteriormente en estudio, separándola bajo el formato de 5 canciones. A su vez, “Scary Muzak”, lanzado en Halloween, es una suerte de “homenaje” a la música de terror de los años 80 incluyendo 5 versiones de canciones de John Carpenter. Si el primer lanzamiento califica como un “extended EP” en el que retornan a sus texturas electrónicas del pasado, menos complacientes y más elaboradas, “Scary Muzak” demuestra su musculatura compositiva capaz de cirscuncribirse al formato “canción” tributando además a un grande como John Carpenter. Si amas la buena música, ambos discos son un deber.

VI. KING GIZZARD AND THE LIZARD WIZARD – ” L.W. ” / ” BUTTERFLY 3000 “

Alguna vez han escuchado que una banda lanza 5 discos en un año? Eso fue lo que hizo en 2017 King Gizzard And The Lizard Wizard! Y es más: el cuarto de los cinco álbumes de la banda de 2017, fue lanzado al dominio público, inspirando a muchos sellos independientes de todo el mundo a emitir versiones únicas del disco “Polygonwanaland”, el que se publicó en formato de descarga gratuita el 17 de noviembre de 2017. La banda animó a los fans y a los sellos discográficos independientes a crear sus propias prensas del álbum, declarando que “Polygondwanaland es GRATIS. Gratis como en gratis. Gratis para descargar y, si lo deseas, libre para hacer copias. Hacer cintas, hacer CDs, hacer discos…

¿Alguna vez has querido crear tu propio sello discográfico? Atrévete a hacerlo. Emplea a tus compañeros, imprime cera, empaqueta cajas. Este disco no es nuestro. Tú lo eres. Salgan, compártanlo, disfrútenlo.”

De eso y mucho más es cuando hablamos de King Gizzard and the Lizard Wizard: tres guitarras, dos baterías, un bajo y un tipo a cargo de teclados y scratches en vivo. King Gizzard es de verdad, son australianos (Fuck Tame Impala) y están locos. Su música es psicodelia, diversión , amor al arte y y un sin fin de apelativos más. ¿Aun no tienes la banda sonora para acompañar esos hongos alucinógenos? En hora buena, acabas de descubrir 19 discos de sicodelia, música monotonal y acid/prog rock. Todo junto. De nada.