WHITE VOID – “Anti” (ALBUM REVIEW)

Los que el año pasado tuvimos la dicha de escuchar el álbum “Eden In Reverse” de los avant/prog/black metal griegos Hail Spirit Noir (review acá por si no lo has leído) quedamos maravillados por el cameo del músico noruego Lars Are Nedland aportando con su maravillosa voz en el tema “Crossroads” donde sencillamente se luce, siendo quizás el mejor track de ese disco. De hecho pensé que habría sido genial escuchar a Lars en un disco completo de ese estilo, un tanto más estructurado que la locura sicodélica y esquizo de Solefald pero con una mayor cuota de lucidez y libertad que la que tiene con los solemnes y épicos Borknagar.

Ok, antes de seguir un poco de biografía: Lars Are Nedland junto con Cornelius Jakhelln son los fundadores de Solefald, una de las primeras – y más grandes y geniales – bandas de avantgarde black metal, que al día de hoy han editado 9 álbumes de gran calidad y donde han incursionado también en otros estilos, desde el metal sinfónico al folk y la electrónica (Inolvidable el coro de la canción “CK II Chanel N°6”: “Coco Channel- Welcome to Hell-Let me out of my prison cell!”) Lars por su lado ha sido miembro de los viking/prog/black metal Borknagar desde el año 2000 tocando teclados, piano y voces limpias, siendo su primera participación el disco “Quintessence” (Century Media, 2000). También ha tocado en Carpathian Forest, Ásmegin y cantó en el maravilloso e infravalorado “Acceleration” (The End Records, 2004) del súper grupo Age Of Silence (o 4g3 0f S1l3nc3). Lars también es periodista, escritor y ha trabajado en la televisión noruega como reportero y editor.

Según lo que ha declarado LArs en los medios estos últimos días, a lo largo de su vida ha manifestado interés en leer textos de filosofía, adentrándose especialmente en las teorías del existencialismo (Jean Paul Sartre) y del absurdismo (Albert Camus) relacionando ambas lecturas con ideas de Søren Kierkegaard y Nietzsche. El concepto del nombre de la banda, el “Vacío Blanco” (White Void) correspondería a lo opuesto que conocemos como “Vacío Negro” (Black Void), siendo éste caraterizado como la Nada que existiría post mortem. El Vacío Blanco en consecuencia consiste en ese “vacío existencial que sentimos cuando nuestras vidas carecen de sentido”. El absurdismo sería entonces esta discrepancia entre nuestro vacío existencial carente de sentido – y nuestra necesidad eterna de él – versus lo que el Universo nos entrega, cual es sólo caos y ausencia total de ese “sentido” o nexo lógico tan ansiado.

Con este trasfondo filosófico-lírico, Lars compuso algunas bases de canciones y riffs entre los años 2018 y 2020. Cuando tuvo el concepto armado y se decidió a lanzar estas creaciones como un álbum propiamente tal, se puso en contacto con músicos que no tuvieran mayor relación con la conocida escena del black metal noruego, convocando a Tobias Solbakk en batería (el más relacionado a la escena anterior, al ser batero de Ihsahn), al bajista Vegard Kummen (músico enfocado principalmente en la electrónica) y al guitarrista Eivind Marum, quien es más un guitarrista orientado al blues. Lars asumió las labores de vocalista y tecladista, siendo además el compositor de todas las letras y música de este álbum, siendo eso sí los arreglos una labor colectiva.

Los instrumentos fueron grabados en varios estudios: batería y bajo en el estudio “The Ether”, en tanto las guitarras, voces y teclados en el estudio de Lars llamado “Mezzanine Estudios”. La mezcla y masterización del álbum se realizó en el Crosound Studio, por Oystein G. Brun, guitarrista y líder de Borknagar. Él y Lars compartieron las tareas de producción. El bello arte de portada de “Anti” consiste en una pintura al óleo del artista neozelandés Jeremy Geddes, y se llama “Adrift” (“A la deriva”) lo que encaja perfectamente con la ilustración y concepto del álbum.

Ya puestos al día con la obligatoria biografía y antecedentes técnicos, ¿Hacia dónde apunta musicalmente “Anti”, este debut de White Void? Como nota preliminar justo es señalar que no es una tarea fácil definir su música, lo que desde ya le suma un “bonus musical”. Lars siempre ha hecho música lúdica y desafiante, principalmente en Solefald, y considerando el trasfondo filosófico del álbum, ésta no iba a ser la excepción. Lo que White Void ha creado es una suerte de Psycho Roll, que bebe tanto del rock progresivo más desafiante, pasando por bandas clásicas del hard rock norteamericano de los 70, hasta la new wave británica de los 80 – la cual se nutría al principio del punk y post punk. Al menos quien suscribe detectó influencias de Deep Purple, el primer Génesis con Peter Gabriel, Marillion con Fish en las voces y líricas, Ozric Tentacles hasta The Human League, Devo y la obvia similitud con los geniales Blue Öyster Cult, a quienes incluso su sello Nuclear Blast señalan como influencia. Obviamente para quienes tenemos el oído entrenado en las bandas previas de Lars, notamos trazas de Solefald y Age Of Silence.

Este primer esbozo del background musical de White Void no pretende ser preciso ni inmutable: no es de esos discos que se agoten ni a la primera, segunda o décima escucha. Ostenta la magia que pocos discos paridos en estos años poseen de dejarse descubrir de a poco, entregando arreglos, detalles, capas de sonido y notas que antes no habías percibido, así como diversos “sabores” a una u otra banda. Tal parece que nuestro amigo Lars encontró la codiciada alquimia musical, sin siquiera buscarla ni quererla, ayudado por 3 jóvenes demiurgos.

¡Diseccionemos el disco! Da el arranque con fuerza y gancho gracias a “Do.Not.Sleep”, el que también fue su primer single liberado y resulta desconcertante por lo representativo que es respecto del resto del álbum: un coro melódico que permanecerá contigo por varios días, esos solos de guitarra intercalados al final de las frases que rememoran al más clásico Blue Öyster Club, secciones instrumentales con los debidos espacios a fin que cada músico encuentre su necesario protagonismo, etc. En resumen, un digno bocado de apertura, contundente y preciso. Desde el vamos impacta por la adecuada fusión entre las guitarras y teclados, así como el sonido y la mezcla, permitiendo apreciar los platos y las guitarras a los extremos, dejando el bajo al centro y las voces y teclados al medio y arriba de la ecualización final.

“There Is No Freedom But The End” continúa con un Lars cantando de manera más reflexiva; seguimos con el ritmo en negras, la batería de Tobías empuja este tren hacia el absurdismo abismal de manera persistente: no hay tiempo para quiebres progresivos ni lucimientos, esto continúa construyendo el pedestal donde se posiciona la voz de Lars. El coro es más complejo que el track anterior, permitiendo al final – ahora sí – algunos compases de despliegue individual. Esta canción fue liberada ayer jueves como cuarto y último single antes del lanzamiento del álbum.

“Where You Go, You’ll Bring Nothing” te engaña al principio como una sentida y melancólica balada con varias voces de fondo en plan coral, unos teclados ominiosos bien “ochentas” en plan synth, lo que cambia – o incrementa su intensidad, como prefieras – en el coro, adquiriendo tonos celestiales gracias a la bellísima voz de Lars. Disfrutamos de una sección instrumental lúdica en la sección final y unas melodías vocales exquisitas.

“The Shovel and the Cross” inicia sin espacio para intros largas y tediosas – su ausencia en todo el álbum justamente es una de sus marcas registradas – de forma más agresiva y rítmica, lo que contrasta con su coro que atrasa deliberadamente la intensidad con una bella línea vocal cortesía de Lars. Es increíble como se fusionan las guitarras con los teclados para ser el debut de una banda nueva, características que la hicieron ser elegida como el tercer single del álbum.

“This Apocalypse is for You” es un psycho rock con un coro boogie en el que te imaginas perfectamente a chicas ye-ye bailando a go go! El final es magnífico, con Lars cantando a tope apoderándose de todo el espectro auditivo, el que cambia luego de unos segundos para escucharlo junto a una guitarra acústica distorsionada. Creo que entre este tema y “Do.Not.Sleep” representan fielmente el concepto musical y lírico de White Void, opinión que supongo comparte la agrupación pues fue elegida como segundo single.

“All Chains Rust, all Men Die” mantiene el dinamismo reflejado en el track precedente, con Lars cantando en varias capas y afrontando el teclado como base para los solos de Eivind. La segunda estrofa tiene un gusto a Solefald – lo cual es inevitable, es el vehículo de Lars por casi 30 años – mas no desagrada pero para nada. La batería se luce en esta canción con un gran trabajo en parches y acentos en platillos – se escuchan hasta panderos – y los solos de guitarra de Eivind no se pierden ni en la oscuridad con las teclas de Lars. La pulsación de Vegard en el bajo es precisa y contundente. Las melodías vocales que creó Lars en este disco son sublimes.

“The Fucking Violence of Love” presenta un inicio un poco más lento que las anteriores, con un trabajo exquisito en las guitarras – la intro guitar riff huele a gloria – y bajo de los muchachos y un Lars inclusive más lúdico al mando del pandero y un juego vocal parecido a una canción infantil. El coro retoma toda la fuerza expresiva de la banda, tocando todos con aguerrido ímpetu y coronados de luces de neón verde y rosa! Los solos al final del track son orgásmicos, y la maestría del acompañamiento de los demás muchachos haría creer que van en su disco número 10. El flirteo con el noise de la sección final te deja pidiendo más.

Y pues, todo lo bueno debe tener un final: en este caso se llama “The Air was Thick with Smoke” que sorprende con esos efectos iniciales que parecen un mash up con el dúo electrónico Justice (¿No los has escuchado aún? su álbum debut “Cross” es un deber!) y cierra el álbum de manera alegre y entusiasta con unos teclados robados a John Carpenter bien gruesos, y Lars explota su luminosa voz con coros celestiales que cortan el cielo. El resto de los muchachos interrumpen esa intención con una estructura más bluesera y solos cosechados en el Delta. Surge así una verdadera lucha entre estos dos costados de la banda: el country prog/apocalíptico de los tres instrumentistas versus la vocación espacial ochentera de Lars – inadvertida para mí hasta ahora – y que como ecuación refleja adecuadamente el animus del álbum.

¿Conclusiones? White Void triunfa donde todas las otras bandas de neoprog soporíferas y engreídas fracasan: su música bebe del antiguo rock progresivo de fines de los 70 y la new wave de los 80, pero apunta hacia el futuro con méritos propios, ironía, desengaño y por sobre todo: mucha lucidez! Es un tapabocas del porte de una catedral contra aquellos rockeros oxidados que rasgan vestiduras con ese mantra de que “Está todo hecho en el metal, ya no se hace música como antes, sigamos escuchando a Beatles y Black Sabbath” y bla bla bla. Esa flojera y amargura total es la que les impide descubrir y disfrutar de músicos como éstos, que en pleno “segundo año de pandemia” nos remecen y hacen tocar el cielo con música creativa y desafiante como ésta. Ya nos aclaró Lars hace algunos días (y con quien esperamos contar para una futura entrevista ;), White Void no es un “proyecto” sino una banda 100% real, con la que pretende salir de gira – cuando se pueda – y mantenerlo como un vehículo más de sus inquietudes musicales. Ya anunció que está trabajando en nueva música para Solefald, en tanto Borknagar depende principalmente de la agenda de Oystein y los demás músicos. Será interesante entonces seguir vivos, para ver en el futuro cómo evoluciona White Void. ¡Felicitaciones y en hora buena muchachos!

Finalmente, y como bonus junto con este review encontrarás además del enlace directo al álbum en spotify, la playlist seleccionada especialmente por la banda como una especie de colección de influencias en el sonido de White Void, que si te gusta el disco, sabrás apreciarla. ¡Bon apetit!

Calificación: 10/10

Fecha de Lanzamiento: 12 de marzo de 2020 Género: Psycho Roll
Sello: Nuclear Blast Records

Sus redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/whitevoidofficial
Instagram: https://www.instagram.com/whitevoidofficial/
Twitter: https://twitter.com/white_void_band
Youtube: https://www.youtube.com/channel/UC5q74spN32qtlkQTLoSErHw
Bandcamp: https://www.whitevoid.bandcamp.com