ANNEKE VAN GIERSBERGEN – “The Darkest Skies are the Brightest” (ALBUM REVIEW)

The Darkest Skies Are The Brightest – por: Mónica C. Bórquez

Después de todos los años de carrera en el cuerpo de Anneke Van Giersbergen, un disco nuevo es algo donde voy a querer poner mis manos inmediatamente. Hay dos caminos cuando un/a artista de tamaña envergadura, que ha traspasado barreras generacionales, estilísticas y más, ofrece música propia. Calarte hasta los huesos o dejarte con un poco de hambre. Y es que a esta altura y con 23 álbumes en su biblioteca, hay pocas cosas que la compositora holandesa no haya hecho antes. Sin embargo siempre hay espacio para la sorpresa, la sensibilidad de las palabras y la forma perfecta de hilar acordes con frases que en algún momento estuvieron garabateadas en su cuaderno, royendo en su cabeza y aglutinándose en forma de canciones.

The Darkest Skies are the Brightest es la primera entrega de Anneke luego del stand by definitivo que puso a su banda VUUR. En 2018, la artista había comenzado a trabajar en un nuevo material con la agrupación. Aunque su álbum debut ‘In This Moment We Are Free – Cities’, fue recibido con una recepción mixta, los fanáticos estaban complacidos con el sonido pesado y progresivo. Por lo tanto, un nuevo álbum sin duda establecería el retorno de Anneke al frente de una banda de metal. Sin embargo, detrás de escenas, estos fueron tiempos difíciles. Tanto por los grandes riesgos financieros que implicaba la continuidad de la banda, como los procesos personales que enfrentaba la holandesa, como la crisis matrimonial que se avecinaba.

Empecinada en componer música sobre arreglar su vida, tomó un equipo básico y se recluyó en una pequeña casa cerca de los bosques, en las afueras de su ciudad natal de Eindhoven. Dejó ir las presiones de lo que el futuro de VUUR podría ser, y cayó en el proceso meditativo de escribir un álbum en solitario. Un álbum tremendamente personal y reflexivo. Tranquilo a más no poder y dispuesto a proveer de todas las piezas que habitan los pasajes más oscuros y sensibles del alma de Anneke.

Fue por esto que una vez tuve el disco en mis manos para reseña, me tardé muchísimo en poder escribir algo sobre él. Si para ella era así de personal, es difícil poder otorgarle una calificación, por mucho que nos permitamos la subjetividad en este medio.


El nuevo disco

Este disco me pone de alguna manera contra la espada y la pared, porque por defecto, siempre espero de Anneke algo brillante. Tal como si fuera un anticipo a mis pensamientos, el séptimo track reza “keep it simple, keep it pure”. Desde la primera escucha, tuve la sensación inmediata de que me encontraba frente a un álbum quizás demasiado simple. Sin connotación negativa alguna, más bien como un concepto relativamente neutro. Simple quizás para ser de Anneke Van Giersbergen. Pero ¿Podemos exigirle realmente que componga siempre piezas complejas o profundamente movilizadoras? No. Tampoco de trata de aquello. Y me permito explicarme.

Hace un par de años, cuando los conciertos eran una realidad, tuve el privilegio de presenciar al menos 3 shows en solitario de la holandesa. A pesar de ser el mismo setlist, la sensación de haber presenciado uno de los mejores y más íntimos shows de mi vida permanecía intacta. Cada nota y rasgueo de guitarra producía una conexión profunda entre la voz privilegiada de Anneke y el silencio respetuoso y emotivo de la audiencia. Y piel de gallina instantánea, por supuesto. Su entrega podía llenar la inmensidad de un espacio y dejar a más de un asistente con los ojos vidriosos, y luego riendo con cada anécdota entre canciones, con una gracia y soltura sólo esperable en ella. Y es esa misma experiencia la que esperaba lograr oyendo el disco.

Una expresividad única y una brisa fresca y contenedora; quizás con algún par de covers recopilatorios a modo bonus y una que otra sorpresa. Y así, obtener en casa y a distancia algo de esas presentaciones que agotaron tickets en cada ocasión y que se me quedaron en la memoria musical. Más aún cuando Anneke presentaría este disco desde sus inicios como una pieza profundamente personal e íntima, mi interés y expectativa triplicó su tamaño.

The Darkest Skies are the Brightest
Detrás de escenas grabación videoclip “Hurricane”

Siendo todo lo honesta que puedo, me bastó una buena cantidad de escuchas para que este disco de mezcla folky, a ratos gitanesca y muy country inclusive, creciera en mí. Y creció, en su justa medida, pero lo hizo. No es que me guste encasillar a Anneke en un sólo estilo porque sería un error de principante dada su carrera y multiplicidad de inspiraciones, estilos e historia. Disfruto tanto los primeros años en su exbanda, como el tinte amargoso y el pop despreocupado de Agua de Annique. El prog con VUUR, las composiciones acústicas y dolorosas y básicamente cualquier proyecto en el que se embarque.

Así que no podría decir jamás que The Darkest Skies are the Brightest me haya sorprendido por su rareza. Anneke está en un punto de madurez musical en el que toque lo que toque, será magia. Y quizás por ello sea que siempre espero más. Y quizás por ello me quedé al debe esta vez.

Si hay una certeza eso sí, es que éste sí es un disco completamente puro. Y además, genuino, introspectivo, intenso.

The Darkest Skies are the Brightest

El disco comienza con “Agape“, una hermosa rendición al amor y el puntapie perfecto a un disco que mayoritariamente trata de ello, en sus distintas formas y procesos. Sumado al cuarteto de cuerdas que acompaña la suavidad natural de esta pieza, la voz de Anneke entra triunfal para hablarnos de, según sus propias palabras: “la forma más elevada de amor incondicional, el tipo de amor que todos anhelamos“. Además es la única canción que lleva entre su letra el título del disco. Fórmula que ha repetido en otras ocasiones cuando ninguna canción del álbum lleva el título homónimo.

My Promise” lleva girando en mi reproductor sin parar desde el día que vio la luz como el primer single el álbum. Sigue siendo mi pieza favorita por un millón de motivos. Pero primordialmente porque traspasa de manera perfecta al ámbito musical la historia de amor y lucha que Anneke quiso expresar. Entre el sonido seguro y tajante y la performance apasionada que ella puso en cada nota, es la canción de amor que quisieras que te regalen; la promesa declarada del amor que triunfa y sobrevive. Una balada poderosa que relata específicamente el quiebre que estuvo a punto de sufrir su matrimonio.

Dentro de los demás temas disfrutables, por su simpleza y conexión directa entre mis pensamientos y el lenguaje en común que debemos tener los que somos naturalmente melancólicos – incluida Anneke, por supuesto -, son “The End” y “Loving You Like I Love You“. Que (no tan)curiosamente son los que más se alejan se la vibra animosa folky que empapa el resto del disco.

El resto de las canciones son un cúmulo de experiencias de vida, reflexiones profundas o sencillas sobre los altibajos de vivir. Historias personales con un tinte alegre y otras veces mentirosamente feliz, que traen la verdad rasposa de que más veces de lo que deseamos nos encontramos buscando las grandes respuestas de la vida. Todo envuelto en una seguidilla de buenos arreglos, composiciones cuidadosas, detalles bien logrados. La escucha personal, en la propia intimidad y a consciencia te dará la respuesta de si es el disco que estabas buscando y si logra tocar todos tus sentidos.

Si no lo logra a cabalidad, hay una verdad innegable: Anneke Van Gierbergen pueden componer absolutamente lo que sea y hacerlo bien. Y más allá de un juego de palabras demasiado simple para una artista de su talla, lo más brillante de este disco es ella. Es luz pura, luminosa e incomparable. Y pese a que este disco – en su totalidad – puede no convertirse en mi favorito dentro su repertorio, aún esperaré disfrutarlo en vivo cuando el contexto lo permita y deleitar los oídos con la magia que sólo Anneke puede lograr.

Anneke Van Giersbergen – “The Darkest Skies are the Brightest”
Lanzamiento: 26 de febrero 2021
InsideOut Music

TRACKLIST

01. Agape
02. Hurricane
03. My Promise
04. I Saw A Car
05. The Soul Knows
06. The End
07. Keep It Simple
08. Lo And Behold
09. Losing You
10. Survive
11. Love You Like I Love You

CALIFICACIÓN: 8/10

Puedes adquirir el disco en cualquiera de sus versiones y apoyar a la artista en tiempos complejos haciendo click aquí.