SIRENIA – Riddles, Ruins & Revelations – ALBUM REVIEW

Por VonFer – Gentileza Napalm Records

Sirenia es de esas bandas que me provoca mucha nostalgia, que me hace recordar momentos interesantes e intensos en mi vida. Es una banda que me ha acompañado durante mucho tiempo con sus sonidos oscuros, melódicos y melancólicos.

Es necesario aquí recordar como Sirenia ha tenido diversas modificaciones en su agrupación original, en donde quizá una de las salidas más tristes es la de Ailyn Giménez, quien el 2016 fue despedida por “problemas de salud”. Ailyn comenta durante el 2018 no saber que fue lo que pasó y no tener una buena respuesta para dicha situación, añadiendo: “Yo sólo recibí una llamada telefónica en la que él me dijo que me despidieron, porque (en su opinión) estoy demasiado enferma para cantar” Al respecto, es fundamental mencionar que dicha salida no solo significó un cambio de sonido en las voces, sino que de forma paulatina significó también un cambio en la esencia de la banda.

La “evolución”

Ahora bien, ¿qué podemos pensar o decir al respecto? ¿podemos los fans pedir o exigir que la línea musical de una banda no “evolucione”? A qué llamamos evolucionar o involucionar? La verdad, y solo a forma de opinión muy personal, creo que los artistas tienen todo el derecho de indagar en nuevas facetas, crear con nuevos matices y nuevos estilos. Es más, creo que no tienen ninguna obligación de entregarnos una obra tal cual como nosotros queramos porque sino, estaríamos consumiendo un producto.

¿Por qué menciono esto? Bueno, por la sencilla razón de que Sirenia ha cambiado. No sé si para bien o para mal, pero el alma de la banda no es la misma que hace unos 5 años atrás. Este nuevo álbum nos trae un sonido distinto, mucho más pesado pero menos gótico y menos doom. La primera impresión es que la banda se ha ido actualizando, con sonidos más contemporáneos y más intensos.

Riddles, Ruins and Revelations

El disco lo he tenido casi tres semanas en mi poder, donde he ido escuchando lo nuevo y lo antiguo de Sirenia. Me he demorado bastante en escribir puesto que primeramente el trabajo no me lo permitía, pero también porque quería ser justo con la banda. Una primera impresión, como lo expuse anteriormente, es que la banda ha migrado a sonidos mucho más actuales y que la esencia del probablemente su mejor disco, At Sixes and Sevens, ha quedado en el pasado.

Por tanto, preferí escuchar muchas veces el nuevo disco antes de comenzar a escribir puesto que ese cambio me golpeó en una primera etapa. Posteriormente, luego de hacer dicho trabajo, he logrado disfrutar bastante el material que nos entrega Sirenia.

La introducción

El disco abre con la canción “Addiction No. 1”, canción bastante pegajosa, con un coro muy reconocible y de la cual ya tenemos un videoclip. Dicha canción parte con un sonido electrónico muy peculiar, me hace recordar un despegue en los típicos videojuegos de aviones “espaciales” de los 90. Siento honesto, la canción me recordaba mucho al viral de Vitas (7th element), puesto que tiene una secuencia similar al que entrega peculiar personaje.

La segunda pista, “Towards An Early Grave” es quizá una de las canciones que mantiene la esencia de Sirenia, con sonidos de teclados y sintetizadores acompañando el ritmo de la pista. Es una canción rítmica y relativamente tranquila pero intensa. Llegando al tercer minuto, se escucha un interludio bastante interesante en la guitarra eléctrica, siendo seguido por un canto gutural muy bien agregado. Es una canción que probablemente se transforme en un himno del álbum.

La tercera canción sigue con una fuerza y sonido similar, “Into Infinity” es una pista que se inicia con sonidos electrónicos en los sintetizadores y que luego son acompañados por la banda completa.

El desarrollo

“Passing Seasons” es el nombre de la cuarta canción, pista con la cual se hace un cambio en la intensidad hacia un estilo más bien melódico y más melancólico. Aquí se incorporan voces de coros, muy al estilo gregoriano y que me recuerdan a la banda Era y su tan típico “Ameno”.

Lo interesante es como cambia dicha tranquilidad y calma cuando llegamos a la quinta pista, una canción que parte con toda la fuerza del sonido eléctrico de la guitarra y los cantos guturales. “We Come To Ruins” nos habla de como eventualmente venimos de las ruinas, donde todo está deteriorándose al rededor nuestro. Aquí tenemos ese tan típico juego entre las voces líricas y los cantos guturales, lo cual le entrega un cuerpo potente a la canción. Un 10/10!

Luego llega “Downwards Spiral”, canción que abre con una guitarra de sonido peculiar, como si estuviese desafinada o con las cuerdas aflojadas. Esta canción me hace recordar mucho al sonido de Lacuna Coil, donde además escuchamos voces en francés, lo cual le entrega cierto grado de misticismo muy agradable.

“Beneath The Midnight Sun” es la séptima canción del disco, la cual abre nuevamente con un sonido en sintetizador similar a un silbido, incorporando luego guturales y cantos líricos . Un pequeño solo de guitarra sencillo pero que agrega contenido a la canción.

El cierre

La octava canción nuevamente usa los recursos de los coros gregorianos para introducir la canción, siendo así “The Timeless Waning” una pista calmada pero que cumple bastante con la intensidad del disco. El primer riff de guitarra es muy sencillo y bastante corto, pero con un ritmo muy pegote.

“December Snow” es una canción que nos recordará el sonido antiguo de Sirenia, es una pista que me gustó bastante. El ritmo de guitarra es agradable con un sonido distorsionado y ecualizado de forma elegante. Esta canción es por lejos la canción que más se acerca al sonido de los primeros discos de la banda.

Así, llegamos a la penúltima canción del disco, “This Curse Of Mine”, otra canción bastante rítmica y con una intensidad suave. Aquí encontramos un cierre para este disco bastante redondito, creo que le entrega un fin adecuado. Tenemos un solo de guitarra que sigue el mismo ritmo y melodía del coro de la canción.

¿Por qué hablo del cierre antes de la última canción?, puesto que la canción que hace el cierre final es un cover de Desireless con su clásico Voyage Voyage. Para algunos quizá sea la mejor canción del disco, puesto que es un cover muy bien logrado. Debo admitir que dicha canción, la original, es una de mis favoritas del pop ochentero. Ahora podremos incorporarla a nuestro setlist de covers.

La conclusión

Como lo dije anteriormente, cada banda (o cada artista) tiene todo el derecho de evolucionar y cambiar el rumbo por el cual se movía, aquello no tiene nada de malo. Para algunos incluso es algo recomendable y muchas veces se ha celebrado la reinvención de los artistas. A Sirenia le pasa que el cambio es muy marcado y por tanto, para muchos fans dicha evolución puede significar un cambio intolerable. No se si este nuevo sonido es mejor o peor, pero en lo personal me gustaba más el aire doom de los discos antiguos. Eso no significa que este disco no me haya gustado, puesto que a pesar de dicho nuevo aire el disco me gustó bastante. Al respecto, el mismo Morten comenta en una entrevista que “Siempre habrá fans a los que les guste el nuevo sonido y también habrá quienes prefieran que volvamos al sonido anterior, pero lo que importa es que estemos satisfechos con nuestro trabajo; nunca podremos complacer a todos aunque lo intentemos. Pero siempre y cuando lo hagamos con inspiración y motivación, lanzaremos material que valga la pena.”. La entrevista completa la puede ver aquí: ENTREVISTA: Morten Veland (SIRENIA)

Fecha de Lanzamiento: 12 de febrero – Sello: Napalm Records

Calificación: 7.5/10

Riddles, Ruins & Revelations

  1. Addiction No. 1
  2. Towards An Early Grave
  3. Into Infinity
  4. Passing Seasons
  5. We Come To Ruins
  6. Downwards Spiral
  7. Beneath The Midnight Sun
  8. The Timeless Waning
  9. December Snow
  10. This Curse Of Mine
  11. Voyage Voyage

Morten Veland – Guitarrista, bajista, voces, teclados.
Nils Courbaron – Guitarra principal
Emmanuelle Zoldan – Vocal
Michael Brush – Batería

El disco lo pueden comprar aquí: Napalm Records

Nicolás Valdés