CONVICTION – “Conviction” (ALBUM REVIEW)

“Estamos orgullosos de lanzar finalmente el primer álbum de CONVICTION, un álbum creado por verdaderos fans de Doom Metal, para los fans del verdadero Doom Metal”. Con esta breve “declaración de principios” enarbolada por los muchachos de CONVICTION, ¿Les queda alguna duda del estilo practicado por la banda? ¡Verdadero Doom Metal, sí señor, como debe ser tocado y sentido, desde la más frágil vértebra de tu médula espinal!

Este grupo francés lo componen Olivier Verron, cantante principal y guitarrista, Frédéric Patte-Brasseur a cargo de la guitarra y coros, Vincent Buisson en el bajo y coros y Rachid “Teepee” Trabelsi en la batería. La banda irrumpió en la escena del Doom Metal europeo en el año 2013, cuando lanzaron su primera demo. El cuarteto presenta a miembros de bandas como TEMPLE OF BAAL, MOURNING DAWN y ATARAXIE entre otras. Este debut fue grabado, mezclado y masterizado por el guitarrista Frédéric Patte-Brasseur en el propio estudio de la banda llamado Vault 92 Studio.

En líneas generales, la masterización y producción es espectacular, con unas guitarras que desbordan los auriculares, sonando grandes y crujientes, apartando los solos de guitarra en el centro del espectro. La batería suena potente, al fondo del audio, en tanto el bajo pareciera estar ecualizado justo debajo de la voz, sosteniendo todo este edificio en llamas con debida propiedad. La voz de Olivier posee la gravedad y afinación justa, imprimiéndole un sello propio que lo diferencia de eminencias como Messiah Marcolin (Candlemass) o Lee Dorrian (Cathedral), acercándose eso si a la de Scott “Wino” Weinrich de Saint Vitus, The Obsessed y Spirit Caravan.

Abre los fuegos un breve prólogo que da paso a “Voices Of The Dead”, un track que pese a provenir de los abismos del doom es dinámico, con un ritmo en negras que avanza de manera decidida, dispuesta a comerse toda materia orgánica. En la segunda parte adquiere mayor velocidad y fuerza, intercalando solos de guitarra que son sencillamente “prendidos” y que te obligan a vacilar donde sea que estés. Si compartes esta apreciación es porque ya sucumbiste a la magia de Conviction.

“Through The Window” nos sumerge en lo que denominamos como “Verdadero Doom Metal”: un tema lento, asfixiante, bellísimo y celestial, con las voces a coro de Olivier y el apoyo de Frederic y Vincent. De repente los silencios embargan todo para dar paso a un solo de bajo exquisito que eleva el ritmo y apura la voz de Olivier, rematada con otro solo de guitarra fantástico. Después de esta subida orgásmica regresamos al patrón inicial, acompañado de la narración de Olivier que progresa a estos coros celestiales antes aludidos. Y así, pasan inadvertidamente casi 10 minutos de música.

“Curse Of The Witch” corresponde una nueva exploración sobre este tópico tan común de las bandas de doom metal, y que guarda cierta semejanza en su inicio con ese bombazo hecho canción del disco hómonimo de Candlemass del año 2005 llamado “Black Dwarf”. Pero no me malentiendan, es un track poderosísimo con un bajón de velocidad en la mitad que se ve adornado por unas voces guturales bien logradas, retomando el galope inicial casi al final auxiliado por un solo de guitarra notable.

“Outworn” nos devuelve a los senderos del doom metal clásico, lento como lava de arrepentimientos y triste como muerte al nacer. La solitaria voz de Olivier se ve acompañada en el coro por Vincent y Frederic, creando entre los tres una bella línea vocal que aporta cierta luz y espiritualidad a la canción. Luego del segundo coro nos acribillan el alma con unos solos inspiradísimos en cascada. Nuevamente sobrepasa los 9 minutos de duración.

“Wrong life” continúa la métrica clásica del doom, en una composición lánguida y triste, adornada bellamente por solos de guitarra, melodías emotivas y un Olivier pletórico. “Castles Made Of Shame” parte con una guitarra electroacústica, teclados de fondo y a Olivier recitando, en una atmósfera ceremonial que roza lo folk, interrumpido de golpe por un clásico riff doom. Se logra percibir la influencia de Saint Vitus y Count Raven en esta canción, que logra remecer la métrica hasta ahora apreciada adquiriendo fuerza y dinamismo en su segunda mitad.

Cierra el disco de manera maravillosa “My Sanctuary”, que en sus poco más de 11 minutos de duración nos invita a un viaje desde su inicio construido sobre guitarras propias de los dos primeros discos de Paradise Lost, y un interesante trabajo de líneas vocales, para pasar a un segmento donde las guitarras se entrelazan en contrapuntos a dúo, reservando una tercera como rítmica. Ya en el climax de la canción – en el minuto 7 aproximadamente – escuchamos estos coros casi operáticos, que concluyen en un grito desgarrador cerrando así una obra excelsa y descomunal.

Sin lugar a dudas, este es hasta ahora el mejor disco de metal que he escuchado, y no podía pertenecer a otro estilo como el doom metal. ¿Tiempos de plagas, incertidumbres, crisis y desamparo? Son el mejor “caldo de cultivo” para discos como éste. Dos últimas sugerencias: chequeen su demo que se encuentra disponible en spotify y bandcamp, y péguenle una oída a su cover de Deep Purple de “Pictures of Home”, que está increíble!

En hora buena nuevamente Argonauta Records, quienes nuevamente deleitan nuestros oídos con discos como éstos. Un deber para los amantes del “True Doom Metal” hecho desde las entrañas, con buen gusto y pasión.

Calificación: 10 / 10

Género: Doom Metal Clásico Fecha de Lanzamiento: 22 de enero de 2021 Sello: Argonauta Records