ILUSTRADORES DEL METAL: Derek Riggs

Por Poli Saiyajin

En esta nota inauguramos una nueva sección en Metal Addiction, dedicada a los artistas que forjaron el icónico arte gráfico que ha acompañado nuestra música favorita.

Leyendas como Iron Maiden, Cannibal Corpse, Tool o Megadeth no serían lo mismo sin su característico artwork. La visión de estos ilustradores nos ha regalado cientos de álbums, merchandising y posters inolviadables que decoran nuestra vestimenta, casa e ¡incluso nuestro cuerpo!

Es por ello que decidimos homenajear y rememorar las mejores obras de su carrera, destacando los hitos que los catapultaron al corazón de miles de fans al rededor del mundo.

Abriendo el podio, comenzamos con ¡DEREK RIGGS!

Derek Riggs
Arte del single “Can I Play with Madness” (1988)

DEREK RIGGS

ORÍGENES

El británico nacido en 1968 en Portsmuth es reconcido mundialmente por su trabajo con la legendaria banda IRON MAIDEN y crear a su amada mascota, Eddie!

Su mayor inspiración fue el ilustrador Jack Kirby, padre de Doctor Doom, Hulk, Thor, Iron Man, los X-Men originales o Black Panther, así como películas y literatura de horror de los 60s y 70s.

Autodidacta desde la infancia, lo impulsaron hacia el arte gráfico los primeros comics estadounidenses de su adolescencia. Gracias a ello conoció estilos inexplorados en el mainstream , por lo que cuando decidió estudiar Bellas Artes en la Universidad, se sintió incomprendido y abandonó al poco tiempo.

EDDIE

El querido personaje EDDIE tiene sus orígenes en la dédada de los 70s, mientras Riggs trabajaba freelance haciendo covers para algunas compañías discográficas de Londres.

En su búsqueda de un estilo propio que representara al rock, comenzó a experimentar con una serie de diseños, entre los que se encontraba un personaje llamado “Electric Matthew”.

Esta pieza llamó la atención del manager Rod Smallwood, quien contrató a un muy joven Derek Riggs como ilustrador para una incipiente banda de heavy metal llamada Iron Maiden. La banda firmó un contrato de exclusividad con Riggs, adoptó al personaje con pequeñas modificaciones (como incluirle cabello para que pareciera menos punk) y lo rebautizaron ¡Eddie!

Derek Riggs

En Abril de 1980 Iron Maiden lanza su autotitulado álbum debut con Eddie en la portada, y así ¡da inicio a la leyenda!

1981-1983: Forjando historia

En Febrero de 1981 llega “Killers”, el primer álbum con el guitarrista Adrian Smith y el último con el frontman Paul Di’Anno (despedido por sus prolemas de adicciones). También se incorporó el productor Martin Birch, quien trabajó en los 8 siguientes discos de la banda hasta el “Fear of The Dark” (1992), época en que Riggs se apartaría.

Al año siguiente salió “The Number Of The Beast” (1982), primer obra de la doncella con Bruce Dickinson como vocalista. El álbum que los catapultó a la fama como estandarte de la new wave of british heavy metal, instaló a Eddie como símbolo definitivo de la banda.

El diseño fue creado originlmente para el single ‘Purgatory’, pero Rob Smallwood optó por darle más notoriedad y seleccionarlo para la portada. En el mismo se aprecia a Eddie manejando cual titiritero a El Diablo, quien a su vez controla a un Eddie más pequeño: ¿quién controla a quién?

Debido a su artwork y los nombres de algunos de sus tracks, recibió críticas e incluso censura en Estados Unidos por parte de la policía religiosa de la moral, disconforme con cualquier alusión a lo profano, llegando incluso a protestar fuera de los shows durante el tour norteameriano.

“Piece of Mind” (1983) originalmente pudo ser nombrado como “Food for Thought” (alimento para el pensamiento), ya que habían propuesto a un Eddie lobotomizado para su portada.

Finalmente se decantaron por un Eddie atrapado en una camisa de fuerza como mensaje irónico en contraste con el título (pieza mental).

1984 – 1988: Experimentación

“Powerslave” (1984), quizás la portada más ambiciosa, posée una temática de Egipto Antiguo sugerencia de Steve Harris, quien aportó una escultura del faraón Ramsés para repersonificar a Eddie.

El World Slavery Tour ha sido el tour más largo en la historia de la banda, y su merchandising es altamente buscado por coleccionistas de todo el mundo.

Eddie se convierte en Faraón
(1984)

Riggs siempre se definió como celoso de la originalidad de su arte, y alllí radicó el inicio de las tensiones creativas que eventualmente lo llevaron a distanciarse de la banda.

En 1986 lanzaron “Somewhere In Time” el sexto álbum de estudio de la banda. Al plantearle el concepto a Riggs, le expresaron “Queremos una ciudad de estilo ciencia ficción, como en la película Blade Runner (que estaba dominando la taquilla con su estilo futurista).

Derek Riggs

Riggs ha expresado en varias oportunidades que le molestaba que las ideas propuestas por los músicos de la banda fueran “robadas” de películas o libros populares.

El artwork de su portada y parte posterior contiene una vasta cantidad de guiños a material anterior de la banda, como el nombre de la calle “Acacia St”, “Aces High Bar”, la hora del reloj, el ojo de Horus, el letrero de Phantom of the Opera, y más de 30 referencias identificables para observadores expertos.

“Seventh Son of a Seventh Son” (1988) surgió como idea cuando Harris leyó el libro “Seventh Son” de Orson Scott Card, en el que su personaje principal (un séptimo hijo) tiene poderes místicos sobrenaturales. El álbum contiene elementos experimentales propios de la música progresiva que habían sido ensayados en Somewhere in Time como el uso de sintetizadores.

Para su artwork le pidieron a Riggs algo “surreal, diferente y bizarro”; Dickinson le mostró una ilustración de Gustavo Doré que muestra un paisaje del noveno círculo del Infierno de Dante, con un lago helado en donde traidores son castigados.

Al artista lo atrajo la idea de dejar atrás los escenarios urbanos y experimentar con surrealismo: el horizonte nevado simbolizando la clarividencia de un futuro inhóspito y distante (tema del disco).

En este nuevo Eddie se incorporan un feto in utero, la manzana roja y verde (Ying Yang) referenciando al Edén, y una llama sobre su cabeza para materializar la inspiración. Los picos nevados de la contratapa nos muestran a Eddies del pasado.

Los 90’s: El fin de una era

“No Prayer for the Dying” (1990) nos presenta a un Eddie distinto a sus predecesores, el primero que no posée alguna modificación cyborg o lobotomía.

Existen dos versiones de la portada, donde un Eddie surge de su tumba asustando a un enterrador muy parecido al manager Rod Smallwood (quien pidió una nueva versión sin él para la reedición de 1998)

En la reedición se le agregó una inscripción a la placa de la tumba, que reza: “After the Daylight, The Night of Pain, That is not Dead, Which Can Rise Again.”. La imagen sobre el disco muestra un Eddie disparando una pistola de cuatro cañones, guiño al primer tema del álbum: “Tailgunner”.

El álbum significó un abandono del estilo rock progresivo de su antecesor (causando la partida de Adrian Smith, reemplazado por Janick Gers) en favor de uno más raw, con lírica de contenido político que no logró el éxito esperado.

Por otra parte, la popularidad del arte de Derek Riggs comenzaba a rivalizar con la de la banda. El ilustrador dedicaba largas horas a bocetar decenas de conceptos originales que eran “desechados condesdén”, mientras que le proponían ideas que detestaba.

“You know, Steve Harris’s idea was he wanted to link Eddie to his favorite football team [American soccer]”. “It’s like, you’ve got a legendary rock ‘n’ roll icon, and it’s the best selling icon there’s ever been in rock and roll and you want to tag it onto the end of some f**king second-rate football team. From then on I just kind of lost interest: ‘If you want to do it, you f**king do it. Let’s see what you’ve got.’ And what they had was nothing.”

Entrevista a Derek Riggs por el medio Auburn Reporter

“Fear Of The Dark” (1992) simboliza el quiebre entre el vínculo de la banda con el ilustrador, cuyas ideas fueron rechazadas en favor de Melvyn Grant.

La banda deseaba actualizar a Eddie del estilo comic de los 80s hacia un horror más realista, buscando artistas que emularan el estilo de Riggs

La vida después de Maiden

Tras más de 10 años creando piezas con Eddie, sumado a problemas de salud causados por la exposición a los metales pesados de las pinturas al óleo, decidió dedicarse al arte digital y explorar otros horizontes. Está escribiendo una novela de horror e incluso incursionó en la música.

Derek Riggs

Debido a que Riggs es el poseedor de los derechos sobre Eddie (solo vendió piezas de artwork concreto usado en álbums, posters y singles) pudo continuar vendiendo sus obras a fanáticos.

La última pieza al óleo que creó fue para la portada de su biografía escrita por Martin Popoff, realizada exclusivamente por encargo de un fan.

Es indudable que el arte de Derek Riggs es reconocible por miles al rededor del mundo, y sigue tan vigente hoy como cuando salió a la luz.
Es por ello que es nuestro primer homenajeado, nos reencontramos en la próxima!

Poli Saiyajin