KAMELOT – I Am The Empire – Live From The 013 (ALBUM REVIEW)

Por Marlen Proenza

Antes de que lean esta reseña, me gustaría contarles algo: yo no consumo DVDs, Blu Rays ni álbumes en vivo. No los compro (salvo rarísimas excepciones), los veo sólo en ocasiones especiales (alguna reunión o evento social, de esos que este nefasto 2020 ha arrancado de nuestras vidas), y, demás está la aclaración, no hago ningún tipo de análisis sobre ellos. Es que el vivo, lo mejor que puede dar un artista, sólo puede apreciarse in situ; una grabación de un recital (o su versión streaming, tan popular en estos tiempos, y que me gusta menos aún) queda resumida a una burda copia fría de ese mar de sensaciones que el show otorga a todas las partes involucradas, y a una imperfecta versión de los buenos trabajos de estudio

Pero esta vez, los responsables del trabajo son quienes considero los embajadores de la perfección a nivel técnico y estético en la música en general, estos que cada vez que deciden editar un álbum ponen en ridículo a las obras maestras de los demás, así que, por derecho propio, se ganaron su oportunidad. Y como era de esperar, no defraudaron.

I Am The Empire – Live From The 013 no es un álbum en vivo  cualquiera, es una demostración (otra más) de la inigualable capacidad de Kamelot para la superación, incluso frente a sí mismos; para aquellos que seguimos su carrera, pensar en un trabajo que superara a The Shadow Theory parecía imposible, pero, recordemos, estos señores son la perfección hecha música, y otra vez demostraron que todo lo pueden.

No hay un mínimo detalle librado al azar en esta maravilla: la intro “Transcendence” genera un ambiente de expectativa (si, hasta el breve instrumental introductorio tiene algo que destacar), y da lugar a Phantom Divine (Shadow Empire), una de las mejores canciones de la última década, en una versión ampliamente mejorada a la de estudio, con la dupla Tommy Karevik/Lauren Hart luciéndose a niveles poco creíbles y con una perfección a nivel de ejecución instrumental que genera entre incredulidad y envidia; Kamelot es inigualable en todos los aspectos, y se han molestado en darnos prueba de esto una vez más.

Pero, si Phantom Divine impresiona, ni se imaginan lo que viene después. La sola elección de tal obra maestra para abrir el disco anuncia que lo que vendrá será mejor (aunque eso parezca imposible) La versión de Rule The World que sigue deja helados a propios y ajenos, y es que esta canción no es (o, mejor dicho, no era) de las más destacadas de los comandados por Thomas Youngblood, pero la riqueza en la instrumentación de la versión de I Am The Empire supera tanto a la de estudio que abruma; ya a esta altura del trabajo la grata sorpresa es tal que uno cree que no puede ser mejor, pero sí, sí puede!

Género: Symphonic Metal
 Lanzamiento: 14-08-2020
Sello: Napalm Records

CALIFICACIÓN: 10/10

Gentileza: Napalm Records

Marlen Proenza