FRACTAL SUN – “Turmoil” (ALBUM REVIEW)

Por Nicolás Valdés

El pasado mes de julio la banda Fractal Sun, proveniente de Costa Rica, lanzaba su primer trabajo de estudio, titulado Turmoil y siendo un disco de 6 canciones y 42 minutos de duración. La banda es adherente al género progresivo y fue formada por sus actuales guitarristas Johnny Víquez e Isabel Víquez en el año 2016. Posteriormente, al año siguiente, se une Hellen Quirós en el rol de las voces y Said Araya en el bajo. Finalmente, en el año 2018 ingresa Mauricio Barrantes a encargarse de la batería en la banda.

Este álbum se engloba dentro de lo que es el metal progresivo, teniendo una calidad marcada de principio a fin. Escuchar este álbum me hizo recordar grandes bandas y referentes del género y sin dudas evocará el placer de ser escuchado para cada nuevo oyente alrededor del mundo. Es un disco muy sencillo de digerir y de una progresión suave entre canción y canción. Incluso, si uno pasa el disco por completo en algunas canciones no te das cuenta que terminó una y comenzó otra.

Según sus propias palabras, “su concepto se basa en la historia de Orianna, una ambiciosa científica quien, debido a las difíciles circunstancias que enfrenta la Tierra, decide abandonar el planeta. Para poder hacerlo, roba uno de los más importantes avances tecnológicos: el Dark Project, una nave espacial, que habría sido la clave para salvar a la humanidad.

El disco parte con la canción Dark Project I: Despair, canción intensa y que comienza con una introducción bastante peculiar. La canción de poco más de 5 minutos y medio nos introduce en lo que será un gran álbum. Con una voz femenina a cargo de Hellen, sin dudas te deja inmerso en una historia que pide ser contada y que deseas seguir escuchando. La canción termina con lo que podríamos decir es un interludio introductorio a la siguiente canción, Dark Project II: Escape. Esta pista comienza con una secuencia en cuerdas al estilo del tapping armonioso, secuencias que se repiten a lo largo de la canción. Una voz bastante suave acompaña la melodía de esta canción y claramente las secuencias que son tan reconocibles dentro del progresivo. Se escuchan también algunos cambios de ritmos y sonidos, un solo de guitarra muy suave y hermoso, con un sonido bastante especial. Una canción que debe estar dentro de las mejores del disco.

Luego nos encontramos con la tercera parte del este “proyecto oscuro”, Dark Project III: Lost. En esta pista de seis minutos y once segundos, parte también con una progresión por parte de los instrumentos que aterrizan en un canto más bien gutural, el cual me sorprendió mucho ya que no esperaba este tipo de canto en un disco progresivo. Pero lo realmente sorprendente es que funciona perfectamente, incluso con el contraste posterior de la voz suave de Hellen. A mitad de la canción se llega a un interludio bastante suave que cae en un riff intenso en guitarra eléctrica, muy buena mezcla y combinación de sonidos, ¡de verdad me encantó!

La cuarta canción, Visions I: Noxious Arrival es una canción que se introduce de modo suave y con sonidos en cuerdas limpias pero que rápidamente cambian a un sonido distorsionado. Esta canción de casi ocho minutos de duración es la segunda pista más larga del disco. En esta pista nos pillamos un interludio bastante loco que comienza con un sonido como de acordeón y que nos introduce en una parte mucho más intensa y en la que vuelven los guturales. Esta canción continúa con Visions II: Holographic Depiction, canción que dura siete minutos y doce segundos, parte de un modo muy suave y con un sonido muy cercano a la música clásica barroca. Tenemos aquí un solo de guitarra lindo y que se cola de forma perfecta con el resto de la canción. Aquí pillamos varias secuencias que están muy bien logradas. Tiene cierto toque happy en algunos momentos y al mismo tiempo zonas más esquizofrénicas. Sin dudas es un tema especial y muy interesante

Para finalizar el álbum llega la canción My Demise, canción de casi once minutos de duración. Es sin dudas una pieza que debe ser escuchada y disfrutada  al máximo.

Finalmente, dentro del apartado entregado en la caratula del álbum (Isabel Víquez) debo mencionar que está completamente alineado con lo que proponen musicalmente y es una obra de arte que también gusta muchísimo.

El disco es una obra de arte y que debe ser escuchada por los amantes del progresivo, pero siento que se me hizo algo corto. A pesar de su duración, la cual no es corta, siento que el disco se me pasó muy rápido y creo que quedé con deseos de más. Por tanto me hubiera gustado escuchar alguna pista extra. Salvo aquello, es un disco muy bueno y que sin dudas llevará a estos Ticos a una posición reconocimiento.

Puntuación: 9/10

Nicolás Valdés