INCANTATION – “Sect Of Vile Divinities” (ALBUM REVIEW)

Por: Attila

Esta no va a ser una reseña como las que acostumbró a realizar, y paso a explicar el por qué. Incantation es de esas bandas pilares, claves dentro del Death Metal; y sin lugar a dudas de las más Blasfemas y Oscuras, pero no la oscuridad “simplista” de la continua invocación a Satanás, acá es con un sentir mucho más profundo y complejo, el insulto y la degradación de lo Establecido por Dogmas Religiosas y el eterno funcionamiento a lo Moral (Más que nada lo Católico). A todo esto se le enmarca en lo que puedo denominar como “Música Oscura” densa, sofocante, podrida, que a lo largo de la enorme discografía no es en base a uno o dos temas en cada disco que vayan por arriba de la media… Sino la búsqueda de realizar discos tan Monolíticos que conformen una pieza de Destrucción Impía.

Es por algo que los liderados por el gigante Jhon McEntee mantienen en alto la insignia del Death Metal más Pútrido y Anticristiano, con ya enormes muestras de ello con solo mencionar clásicos como “Onward to Golgotha” y “Diabolical Conquest” entre otros, y siempre manteniendo la línea entre melodías encantadoramente negras y brutalidad, un bloque sólido de Oscuridad más que Difícil de digerir, no por técnica sino por propuesta.

En momentos donde lo Melódico le está dando una paliza bestial a la Fuerza, donde se prioriza lo digerible y plano, encontrarse con “Ritual Impurity” que es un viaje de ida hacia la composición clásica y densa, progresivamente lenta, con destellos de velocidad pero sin irse a extremos inentendibles, donde acá la esencia no va de la mano de rosas y mensajes positivos de alegría y buenaventura. Más sofocante “Propitiation” con un melancolía en las guitarras, un Kyle Severn mostrando su clase tras los parches y platos, y un ajustado Sonny Lombardozzi (ex – Fleshtized) siendo la cuerda principal de una pieza lenta al punto de lo agobiante.
Uno de los tracks difusión fue “Entrails of The Hag Queen”que no varía ni un milímetro de lo que podemos esperar de Incantation, y esa es la gracia de esto, entender la propuesta y disfrutarla sin necesariamente exigir cambios, Por algo vienen haciendo esto hace unos 30 años.

Es entendible que pueda producir aburrimiento si no sé está dispuesto a tomar seriamente el Concepto detrás de esta Banda, y llegar a percibir detalles en estructuras casi ancestrales como “Chant of Formless Dread” y “Guardians from the Primeval” donde el peso se lo lleva la mixtura entre la velocidad y la brutalidad sin el mínimo brillo posible, en formato casi inmutable en la duración de cada una de las canciones; pero así es la propuesta, así es Incantation y así lo hacen desde los comienzos. Quizás para ponerle poco extra de pimienta hay tracks como “Scribes of the Stygian” bordeando los riff Doom pero desde el lado más siniestro, ó “Black Fathom´s Fire” donde se juega un poco con la percusión y tonadas Thrasheras, pero tan sutiles que en la voracidad pueden perderse de vista.

A gusto personal, el mejor track del álbum es“Fury´s Manifesto”  con gancho, potencia y velocidad, siendo incluso el tema con la duración exacta para cualquier oyente, incluso el curioso que quiera saber de qué van estos tipos.
El broche viene con “Siege Hive” con mucha Energía, y perfectamente ambientado con los punteos de guitarras sin la necesidad de ningún otro instrumento para emitir Oscuridad.

No es un disco para cualquier persona, es más, seguramente sea algo que gran parte del público Extremo actual pase por alto, ya que acá no hay Melodías atrapantes, ni una técnica superior, ni mucho menos algo de originalidad…pero mantiene 100% la magia de Incantation.

“Sect of Vile Divinities”
21 de agosto de 2020
Relapse Records

TRACKLIST:

1. Ritual Impurity (Seven of the Sky Is One)
2. Propitiation
3. Entrails of the Hag Queen
4. Guardians from the Primeval
5. Black Fathom’s Fire
6. Ignis Fatuus
7. Chant of Formless Dread
8. Shadow-Blade Masters of Tempest and Maelstrom
9. Scribes of the Stygian
10. Unborn Ambrosia
11. Fury’s Manifesto
12. Siege Hive

Calificación: 9/10

Attila