Band Dossier: GLASS MIND – Metal Neoprogresivo (México)

Por .:G_Radaghast B.P.

Es increíble la calidad de bandas que existen en nuestro continente y que hemos tenido la fortuna de conocer y difundir a través de Metal Addiction, gracias a la invitación abierta que realizamos hace unos meses atrás a todas las bandas del mundo que quisiesen darse a conocer. Fue así como conocimos a estos muchachos de GLASS MIND, un cuarteto oriundo de Ciudad de México, formados en el año 2005 y que en estos 15 años de historia han logrado varios hitos en su carrera.

La banda está formada por Benjamín y Pablo Berthier en las guitarras, Alejandro Lozano en batería y Michel Villamor en bajo. Han sacado dos álbumes: “Haunting Regrets” de 2008 – regrabado en el año 2011 – y “Dodecaedro” en el 2017, además de los sencillos “Detritus” (2014), “Inside the Whale” (2014) y “Babel” (2015). Los chicos además nos cuentan que han tocado en festivales como el “Domination Mx” (2019) y han realizado giras en su natal México, Japón y Estados Unidos. Además fueron seleccionados por Mike Portnoy (ex-Dream Theater, Transatlantic, The Winery Dogs y un largo etc.) para participar en el “Progressive Nation at Sea” 2014, un festival de 4 días a bordo de un crucero de Miami a Las Bahamas, tocando junto con algunas de las mejores bandas de progresivo a nivel mundial, algunas como Animals as Leaders, Periphery, Haken, Devin Townsend, Pain of Salvation, Riverside, entre otras.
Su último álbum les permitió firmar un contrato discográfico con Rockshots Records, para la distribución del mismo en Europa, Estados Unidos y Japón.

¿Qué estilo cultiva esta banda? Desde “Dodecaedro” la agrupación ejecuta un metal neoprogresivo que presenta variados e interesantísimos matices: math metal, jazz, rock espacial, raíces latinas (Como decía el gran Tito Puente, “Los latinos llamamos al jazz latinoamericano, simplemente salsa”) y algunos pasajes ambient. Este disco marcó una gran diferencia con su disco anterior, el que si bien fue regrabado con nuevos arreglos y un track completamente nuevo, (Además de haber sido mezclado y masterizado en Montpellier, por Brett Caldas Lima -Cynic, Devin Townsend, entre otros) contaba con la participación de Alejandro Afuso como tecladista y Dante Díaz (War Kabinett, The Arkitecht) como vocalista invitado. Ambos músicos no fueron considerados en “Dodecaedro” ajustando la alineación a los 4 músicos antes señalados y orientados ahora al metal instrumental con las características ya referidas.

Si no han tenido la oportunidad de escuchar su trabajo previo, es totalmente recomendable para fans de Queensryche y Dream Theater, puesto que apunta a los discos clásicos de ambas bandas. Mi preferido de esta banda es “Dodecaedro”: ¡Qué belleza de disco! Con un sonido potente y cautivador, estos muchachos nos sumergen en su mundo sónico con increíble habilidad, gracias a la intro exótica de “Babel” que luego de unos ruidos como de selva nos golpea en la cara con riffs cortados al más puro estilo math/djent, que mutan y se entrelezan en riffs más progresivos, quiebres de batería apropiadamente adornados con un singular uso de platillos y dobles bombos.

La banda tiende a saturarte a momentos con un ataque soviético de notas de sus dos guitarras que pelean por el liderato, en conjunto con la aparición de teclados cuyo intérprete no se encuentra acreditado por la banda. Afortunadamente este frenesí se ve atenuado a medida que avanza el disco.

“Calientepresenta un inicio más suave, muy en la línea del primer disco de Liquid Tension Experiment, con esos toques de soft jazz y world music. El bajo si bien no brilla durante todo el disco, es capaz de sostener este castillo de virguerías rockeras que no pocas veces se transforma en una bestia orgánica y multitonal. Ejemplo de esta vorágine de técnica desbordante es “Fu”, donde recibirás ráfagas de notas y riffs entrecortados que te empapan, en una clara referencia a bandas así de distópicas como The Mars Volta o The Dillinger Scape Plan. Sin embargo, Glass Mind logra introducir algunas ideas y patrones melódicos que permiten dotar a sus composiciones de la debida identidad.

“Húmedo” parece contener estos dos costados de la banda, en un track que sirve como interludio a “Inside the Whale”, un muy buen track pero que, lamentablemente para la banda, su intro es una copia, hay que decirlo, del tema “Hours of Wealth” del disco “Ghost Reveries” (Roadrunner, 2005) de Opeth. De todas formas y exceptuando la intro, la canción es bellísima, muy rápida y vertiginosa, llena de arreglos, pasajes progresivos, otros más intensos, quiebres y cambios de tiempo en el que hacen gala de su increíble habilidad técnica donde todos se lucen. Se agradece que el bajo haya quedado bien mezclado pues se sienten los vibratos de cuerda dándole ese sonido más moderno.

“Frío” es un breve interludio en teclado tocado como si fuera un vibráfono, con un sintetizador y piano de fondo (Una lástima no saber quien se hizo cargo de las teclas) que da paso a “Ditritus”, el cual sigue la fuerza e ímpetu progresivo del track anterior, con un feeling marcadamente “Dream Theater” que, siendo honestos, si surcas estos senderos es imposible evitar la influencia o referencia a ellos. Para colmo hay secciones donde los teclados se ejecutan en paralelo con las guitarras, creando parajes llenos de perfecta sincronía. El solo que incorporan en la mitad del track es espléndido.

“Seco” es otro interludio, esta vez en sitar (ignoro si real o sintetizado) y flauta, de bella factura.
Finalmente, “Dodecaedro” es una muestra magistral de todos los rincones a los que nos llevó el álbum, logrando sabiamente contener los arranques orgásmicos de notas en beneficio de acertadas pausas, dosificando su maestría a fin de disfrutar de cada nota musical y del goce de la canción misma.
Me parece que este disco es una de las grandes obras del metal latinoamericano, hecho por músicos de increíble talento y capacidad técnica, en un estilo para nada sencillo de afrontar logrando aportar un trabajo tan soberbio como este. Se merecen todas las loas y la promoción necesaria para que su música llegue a todos los rincones del planeta. Su siguiente álbum tendrá la difícil misión de superar o al menos igualar este álbum, ojalá no tengamos que esperar tanto para disfrutarlo. Totalmente recomendable en especial para los fanáticos del metal prog o o neoprog, pero en general para todos quienes disfrutan de la buena música, sea del estilo que sea.

Fecha de lanzamiento: 10 de marzo de 2017
Género: Metal Neoprogresivo
Sello: Rockshots Records

Redes Sociales – Glass Mind

.:G_Radaghast B.P.