HAIL SPIRIT NOIR – Eden in Reverse (ALBUM REVIEW)

Por .:G_Radaghast B.P.

Ooohh Grecia! Cuna de nuestra civilización, de la democracia, del arte y de la cultura. Ahí surgieron Platón, Aristóteles, Homero, pero también y más recientemente Rotting Christ, Septic Flesh y quienes me volaron la cabeza últimamente: HAIL SPIRIT NOIR! Qué belleza de disco se despacharon estos muchachos.

Para quienes no los conozcan, Hail Spirit Noir, es una banda conformada originalmente como trío, fundada en Thessaloniki, Grecia, por tres ex integrantes de la banda de avant/black Transcending Bizarre: Theoharis Liratzakis en voces y guitarra, J. Demian en el bajo y Haris en los teclados y synths. A ellos se les ha unido como miembros estables sus músicos en vivo desde 2018: Cons Marg como cantante, Sakis Bandis en los teclados y Foivos Chatzis como baterista. Su nuevo álbum “Eden In Reverse” fue liberado el viernes 19 de junio recién pasado a través del sello Agonia Records. Fue grabado en Lunatech Studios, masterizado por Alan Douches y producido y mezclado por Dimitris N. Douvras.

Los primeros trabajos de Hail Spirit Noir se podrían enmarcar en el espectro del avantgarde/black metal de la escuela noruega, percibiéndose influencias de Solefald, Age of Silence, Fleurety como también de los franceses Igorrr. Ya saben: voces black mezcladas con gritos y voces limpias, guitarras que ceden protagonismo a los teclados, y parcial uso de blastbeat en beneficio de ritmos de medio tiempo llegado incluso a patrones bailables. Características que poseen su primer opus “Pneuma” (Aural Music, 2012) y “Oi Magoi” (Code666, 2014). Su tercer disco “Mayhem in Blue” (Dark Essence Records, 2016) fue la consolidación hacia un sonido más “maduro” concentrando su ímpetu vanguardista en composiciones más enfocadas en la fusión de la necesaria pesadez con los arranques sicodélicos de Theo y Haris, predominando cada vez más el uso creativo de los teclados y ritmos extraídos del jazz. De todas formas, el germen del sonido develado en este último opus lo “veíamos venir” desde sus primeros trabajos en canciones como “Haire Pneuma Skoteino”, “Hunters” y “Lost in Satan’s Charms”. Mención aparte merecen el arte gráfico de las portadas de sus álbumes, bellamente logrados.

Así, este “Eden In Reverse” líricamente es la historia del “Jardín del Eden” reescrita a través de un lente surrealista darwiniano, a modo de enfoque anti-creacionista y retrofuturista (algo así como “el génesis en reversa” o en sentido contrario, creo yo) que se expresa de inmediato a través de la intro ‘Darwinian Beasts’, que no solo entrega la dirección conceptual del álbum sino que también apunta su estética retro-futurista hacia los ochenta, lo cual podrán percibir en el uso de sintetizadores recreando un theremin como si se tratase del soundtrack de John Carpenter. En este opus Hail Spirit Noir profundiza en una nueva estética electrónica, ochentera y al mismo tiempo “espacial-apocalíptica”.

Veamos: la intro “Darwinian Beasts” presenta un inicio muy Massive Attack y Ulver de su etapa post “Perdition City” – con esos beats sintetizados y la voz profunda y amplificada de Cons Marg – que se ve acompañada por un teclado ochentero y sintetizado. Prosigue “Incense Swirls” con un riff bastante original y con un tempo dinámico mas no veloz. La voz de Cons Marg le da el toque solemne y profundo. Este track nos pega con esos dobles bombos y ritmo rápido pero no apresurado en corcheas, mientras Cons Marg y Theoharis nos cantan de manera pareja y coral. Me encantó la forma en que grabaron las guitarras y el bajo en este álbum: consistentes, pesadas y tocadas al unísono como dos hachas rítmicas, y el bajo una tercera más arriba marcando el pulso, de hecho hay un pequeño solo de bajo acompañado sólo por la batería en un respiro intermedio, que luego permite una entrada maravillosa de las voces de Cons Marg y los sintetizadores de Haris y Sakis. De todas formas hay momentos de gran lucidez en el bajo y la guitarra se luce con arpegios gloriosos.

Esta forma de cantar, coral y recitada, te da la sensación de estar oyendo una especie de “manual de instrucciones” para tu viaje especial, o el de un guía turístico (muy fumado) dentro de tu propio Enterprise. Pero no me malentiendan, no son voces robóticas puesto que tienen una particular energía condensada y mucha pasión y emotividad.

“Alien Lip Reading” tiene un arranque similar a la canción anterior pero la línea vocal es mucho más melódica. La pesadez de la cuerdas se mantiene, sin embargo cobra protagonismo los sintetizadores de la dupla Haris/Sakis, enfrentando el teclado como si fuera un theremin – ignoro si es sintetizado o si de verdad es un theremin, no encontré esa info – dándole un toque incluso más espacial o “alien”. Alien de la imaginería pop más ochentera, claro está. En este punto hay que resaltar la gran influencia sobre los teclados y synths de la banda sonora creada por John Carpenter para sus películas, influencia que ha sido revivida incluso en la escena del “indie pop” por ciertos personajes que no nombraré, y que fuera puesta de moda por la serie “Stranger Things”. Algo de esta infuencia cinemática de este autor ya la vimos en el disco “Sideshow Symphonies” de Arcturus (Seasons of Mist, 2005) y que se aprecia en el interludio de esta canción, la cual es la única que contiene un grito en todo el disco (creo que de parte de Theoharis).

“Crossroads” es una de las mejores canciones de toda la historia del Avantgarde Metal. Así de sencillo y categórico. Presenta un cameo soberbio de Lars “Lazare” A. Nedland (de las bandas Solefald, Borknagar, Age of Silence) en las voces con una línea vocal que es belleza y gloria pura! Manteniendo la base instrumental ya apreciada en los tracks anteriores, las voces de Cons Marg, Theo y Lazare se fusionan con los teclados y synths, creando una canción dinámica y espacial a más no poder. Me recuerda a ese hermoso y subestimado disco “Acceleration” de Age of Silence, donde Lazare en las voces se acompañaba de Andy Winter (de la banda Winds) en teclados y Hell Hammer (Mayhem y un larguísimo etc) en la batería. El final redoblando la velocidad es sublime.
“The Devil’s Blind Spot” es un brevísimo track instrumental de caos sónico y místico que empuja en un agujero negro de space noise una rabieta en synths! Parece un mash up de dos canciones distintas, no por eso menos bello, considerando además que cerca del final aparecen las voces a coro de Theo y Cons Marg.

“The First Ape on New Earth” fue elegido como primer single; verán que presenta una estructura un poco más convencional dentro del esquema de la banda, con riffs de guitarra más gancheros, marcado protagonismo de las voces y un gran despliegue creativo en teclados. No iguala en gloria al track anterior mas es un buenísimo tema, que duda cabe. La elección quizás se deba porque guarda más cercanía con sus anteriores trabajos, ya que presenta el único pasaje blastbeat del opus.

Llegamos al último tema del álbum: “Automata 1980” que en sus 10 minutos de duración nos sumerge en un mundo onírico gracias a su intro netamente basada en el uso de teclados, efectos y synths. Luego adquiere un ritmo krautrock, mecánico y frío manteniendo la misma instrumentación más la batería. Recién después del tercer minuto aparece el bajo y la voz de Cons Marg, a los que luego se le suman los demás instrumentos comandados por un arpegio estilo mantra en teclados, mutando la voz a una línea melódica más suave y amable. Si analizamos la canción, la propuesta rítmico melódica podría equipararse a una versión avant metal desarrollado en algunos trabajos de Massive Attack (desde el “Mezanine” hasta “Heligoland”) y Ulver (“Blood Inside” y “Shadows of the Sun”). Su crescendo al estilo Krautrock oscila entre la dialéctica esquizofrénica hasta que colisiona progresivamente con una sección fuerte y fascinante. Estos diez minutos se encuentran entre los mejores momentos que la banda ha grabado. Al final, una secuencia en teclados más los susurros de Cons Marg despiden el álbum, tal y como comenzó.

Esta búsqueda musical hacia un sonido más sofisticado pero sin perder la pespectiva avantgarde y sicodélica orientado al uso estelar de teclados ya la vimos antes: en 1998 My Dying Bride nos sorprendió a todos con “34.788%…Complete” dejando de lado el violín y la producción standard en el metal optando por un sonido pulcro y refinado. Anathema también hizo lo propio en su disco “Judgement”, en tanto Arcturus hizo lo propio en “The Sham Mirrors” y “Sideshow Symphonies”. Como señalé antes, Ulver y Massive Attack – desde el sendero de la electrónica dark/neoclásica y del trip hop – también sintieron el mismo llamado por estas texturas sonoras. Hail Spirit Noir se gana un espacio en esta tradición musical con un disco bellísimo, excelentemente grabado y con canciones que pasarán a la historia en este estilo. Nosotros, afortunados conocedores de esta música bizarra y adictiva, no tenemos que hacer nada más que disfrutar. Bienvenidos, Hail Spirit Noir!

Género: Avantgarde Metal
Fecha de Lanzamiento: 19 de junio de 2020
Sello: Agonia Records

Calificación: 10 / 10

.:G_Radaghast B.P.