10 bandas legendarias que gozan de un presente sublime

Por Alejandro Melgar

En este artículo especial, recopilamos varias bandas que son tan recomendables hoy en día como lo fueron hace 20 o 30 años. Aquellas bandas que no se descansan en los laureles y siguen entregando consistentemente lanzamientos de calidad, y que nos hacen entusiasmarnos hoy en día tanto o más que en sus épocas doradas.

El requisito era que justamente fueran bandas con al menos 20 años de trayectoria, que puedan demostrar por qué hoy son tan fuertes como en sus inicios. ¿Están de acuerdo con nuestras elecciones?


Iron Maiden

Como una de las bandas más grandes e icónicas en la historia del Heavy Metal, Iron Maiden tuvo su pico de popularidad en los años 80 luego de la llegada del mítico Bruce Dickinson a encargarse de las vocales. En esa época se gestaron discos imprescindibles que marcarían el rumbo de muchas bandas posteriores y se transformarían en referentes eternos e intocables (tan solo basta mirar la discografía de Maiden desde 1982 a 1988 para hacerse una idea de lo prolíficos que eran sin perder calidad).

Luego de una etapa turbulenta en los 90 donde Blaze Bayley se encargó de las voces y los discos editados en esos años dejan mucho que desear, Maiden volvió a la gloria Heavy en el año 2000 con el retorno de Dickinson y el guitarrista Adrian Smith, y desde entonces no han parado ni un segundo. Es cierto que hay algunas incursiones experimentales y no del todo bien recibidas como ‘A Matter of Life and Death’ (2006) o ‘The Final Frontier’ (2010), pero su disco más reciente ‘The Book of Souls’ (2015) se encuentra dentro de lo mejor que haya hecho Maiden en mucho tiempo. Y se espera un nuevo álbum de estudio para este año o el que viene, así que hay doncella para rato.


Accept

Los alemanes fueron uno de los bastiones metaleros durante la década de los 80, convirtiéndose en una de las bandas referentes para el género gracias al carisma y la ética de trabajo de la dupla Udo Dirkschneider – Wolf Hoffmann, que entregaban lanzamientos de calidad uno tras otro: ‘Restless and Wild’ (1982), ‘Balls to the Wall’ (1983), ‘Metal Heart’ (1985), y la lista puede seguir eternamente. No había dudas de que los teutones ayudaron a cementar el camino, pero todo esto cambió cuando a mediados de los 90 el pequeño gigante Udo abandona la banda y se concentra en su carrera en solitario (la cual ya venía nutriendo hace varios años). Esto hace que Accept deje de existir por un buen tiempo y la maquinaria teutona ponga un stop que sin dudas dejó un gran vacío en la comunidad.

Y entonces llegó el año 2010 y se dio el comeback que nadie esperaba, Accept estaba de regreso con Mark Tornillo en las vocales y entregando uno de los mejores discos de toda su carrera: ‘Blood of the Nations’ (2010) es un testimonio de absoluta grandeza: pesado, directo, pegadizo y muy bien compuesto, es uno de los grandes discos de Heavy Metal de los últimos 10 años. Y la racha no terminó ahí, ‘Stalingrad’ (2012), ‘Blind Rage’ (2014) y ‘The Rise of Chaos’ (2017) continúan esta tendencia de calidad y consistencia como pocas bandas veteranas pueden lugar. Y ni hablar de lo aceitados que están en vivo, convirtiéndose en un tanque que derriba todo a su paso. Resta ver cómo sigue esta historia luego de varios abandonos recientes que tuvo la banda (como su icónico bajista Peter Baltes), pero todo indica que el motor aún rugirá mucho tiempo más.


Overkill

Una de las pocas bandas de Thrash Metal que podemos decir que mantuvo una trayectoria consistente y sin demasiados sobresaltos. Lo cierto es que Overkill nunca paró tras 40 años de carrera, y hoy podemos decir que ostentan la friolera de 20 discos de estudio (y contando), una cifra para nada despreciable y que pocas bandas pueden lograr a lo largo de su existencia. Durante los 80 nos entregaron una buena cantidad de clásicos, pero como toda banda thrashera en los 90, los Overkill tuvieron que experimentar y adaptar su sonido para adecuarse a la época, lo cual se tradujo en unos cuántos álbumes intrascendentes.

Con la llegada de la última década, el grupo parió una de las placas thrasheras más enérgicas y mala onda que jamás hayan gestado: el imprescindible ‘Ironbound’ (2010), y desde allí todo salió de manera increíble, entregando discos de calidad cada 2 o 3 años con una consistencia tremenda y un gusto formidable para construir composiciones envidiables. Basta escuchar algunas de sus últimas obras como ‘The Electric Age’ (2014), ‘White Devil Armory’ (2014) o ‘The Grinding Wheel’ (2017) para ver que todavía les queda mucho jugo thrahsero a los americanos.


Exhorder

Durante los 90, Exhorder fue un peso pesado y una banda de vanguardia que hasta sirvió de inspiración para los gigantes de Pantera, con esa combinación de Groove y Thrash Metal que tan bien les sienta y los transformó en una banda de culto luego del lanzamiento de dos discos fundamentales como‘Slaughter in the Vatican’ (1990) y ‘The Law’ (1992), para luego entrar en un parate indefinido que los tuvo disueltos por unos cuantos años.

Luego de su reformación en 2017, finalmente el año pasado se dio su tan esperado regreso discográfico con un bombazo como fue ‘Mourn the Southern Skies’ (2019) (acá pueden ver nuestro review), que los puso nuevamente en la primera plana de bandas a tener en cuenta, siendo descubiertos por primera vez por toda una generación de metaleros sedientos de buen Groove Metal. Un disco que muestra que Exhorder transita un excelente presente que nada tiene que envidiarle a sus primeras épocas, y esperemos que esta tendencia continúe.


Paradise Lost

Como explicamos en nuestro artículo de “10 bandas que cambiaron drásticamente su sonido”, los maestros de la melancolía británica tuvieron mucha experimentación y etapas turbias a lo largo de su carrera, donde su Doom/Death original llegó a transformarse casi por completo en Darkwave, Synthpop y Rock electrónico durante fines de los ‘90 y principios de los ‘00. Esta fase de Paradise Lost llegó a alienar a muchos fanáticos que añoraban el sonido oscuro y podrido de sus primeras épocas.

El cambio llegó con su disco homónimo ‘Paradise Lost’ (2005), y poco a poco la banda fue recuperando su sonido característico y también su base de fans, volviendo a partir desde el Gothic Metal y lentamente incorporando esos elementos de Doom tan exquisitos, hasta llegar a su masterpiece contemporánea ‘The Plague Within’ (2015) que los devuelve a las glorias del Death/Doom, e incluso el reciente‘Obsidian’ (2020) (acá nuestro review) que amalgama perfectamente las etapas más laureadas del grupo, otorgándoles un presente envidiable y un futuro más que prometedor. Si a eso le sumamos las electrizantes y agonizantes performances en vivo con la dupla Mackintosh – Holmes sacándose chispas, Paradise Lost es una gema preciosa única en un mar de baratijas genéricas.


Judas Priest

Con 50 años de carrera sobre las tablas, los legendarios Judas Priest ya no tienen nada que probarle a nadie, pero aún siguen haciéndolo con la pasión y la consistencia de sus años más clásicos. Durante los ‘70 fueron estableciéndose poco a poco a base de Rock blusero y psicodélico pero no tardaron mucho en gestar su sonido característico de Heavy Metal, pudiendo gestar la famosa NWOBHM que tuvo su auge a principios de los ‘80, con Judas Priest pariendo muchas gemas clásicas como ‘British Steel’ (1980), ‘Screaming for Vengeance’ (1982) o ‘Defenders of the Faith’ (1984), incluso ya bien entrada su carrera se despacharon con el álbum definitivo de Heavy Metal como fue ‘Painkiller’ (1990), un disco referente para cualquier metalero acérrimo.

La partida de su icónico vocalista Rob Halford los hizo navegar por aguas turbulentas por el resto de la década junto a Tim ‘Ripper’ Owens, dando a luz a discos que son realmente buenos y pesados (‘Jugulator’ en 1997 y ‘Demolition’ en 2001), pero que carecían de esas características que hicieron grande a Judas Priest. El Metal God volvió a su trono para el enorme ‘Angel of Retribution’ (2005), para luego tambalear con un experimento fallido como fue ‘Nostradamus’ (2008), y luego volver a acomodarse lentamente con‘Redeemer of Souls’ (2014) (un “vamos bien, pero debe mejorar”), y finalmente con el todopoderoso ‘Firepower’ (2018), el disco que definitivamente les devuelve la vitalidad y la energía, encabezando varias listas de lo mejor del año. Actualmente están preparando su sucesor y la gira por los 50 años que se aplazó para 2021. ¡Judas nunca muere!


Exodus

El “quinto Big Four” hizo de las suyas durante los ‘80 siendo uno de los exponentes más tardíos en lanzar su debut, ¡pero qué debut!‘Bonded by Blood’ (1985) es un testamento para cualquier thrasher clásico, en donde Gary Holt y compañía nos regalan una catarata de himnos invaluables. Los ‘90 no fueron nada benevolentes con el quinteto, y luego de un par de discos que hoy en día pecan de intrascendentes, finalmente terminan por disolverse (además de sumarse la trágica muerte de su vocalista original Paul Baloff). Llegando a la década de 2000, el revival del Thrash los encuentra revitalizados y dispuestos a todo, es así que lanzan ‘Tempo of the Damned’ (2004), un discazo comparable a sus glorias de antaño.

Al poco tiempo el vocalista Steve ‘Zetro’ Souza vuelve a abandonar la banda y entra el genial Rob Dukes, con quien Exodus entra en una etapa aún más agresiva pero a la vez más experimental y progresiva, con discos muy ambiciosos y temas largos. Joyas como ‘The Atrocity Exhibition.. Exhibit A’ (2007) o ‘Exhibit B: The Human Condition’ (2010) se consideran bastiones fundamentales del Thrash Moderno. Finalmente y sin demasiada explicación, Zetro Souza vuelve a la banda poniéndole sus peculiares vocales a ‘Blood In, Blood Out’ (2014), último disco de estudio que se conoce al momento (y un discazo también). La participación de Gary Holt en Slayer consumió varios años de trabajo y eso impidió el lanzamiento de un sucesor, pero la banda se mantuvo muy activa en vivo y hoy están en condiciones de lanzar una nueva placa, que verá la luz entre este año y el que viene, prometiendo más agresividad que nunca.


Primal Fear

La banda más “nueva” de este listado es una que ya lleva más de 20 años en la batalla, habiendo parido 12 discos de estudio (y uno más que ya está anunciado). Surgiendo como fruto de la colaboración entre el vocalista Ralf Scheepers y el bajista Mat Sinner, Primal Fear siempre se mantuvo a la vanguardia del buen Heavy Metal, alternando entre el estilo más clásico de la corriente y la velocidad y sentimiento del Power Metal, con una discografía que se mantuvo consistente a lo largo de los años pero que también tuvo su época de bajón o intrascendencia ubicada en los períodos 2001-2003 o también en 2009-2012.

A partir de cierto momento que podríamos ubicar después del lanzamiento de ‘Unbreakable’ (2012), los teutones aceitaron su maquinaria y nunca pararon, sacándole jugo al incesante ciclo escribir-grabar-girar haciendo andar sus engranajes una y otra vez hasta transformarse en una topadora imparable, con Ralf Scheepers cantando mejor que nunca y las composiciones perfeccionando una fórmula que si bien se siente un poco anticuada y poco original, no necesita muchos retoques ya que eso es lo que todos buscamos con Primal Fear. Discos como‘Delivering the Black’ (2014), el espectacular ‘Rulebreaker’ (2016) o el más reciente ‘Apocalypsis’ (2018) nos confirman que estamos ante una banda en la cresta de la ola con mucha trayectoria por delante.


Amorphis

Los finlandeses tuvieron su época de oro durante los ‘90 con una placa fundamental como fue ‘Tales of A Thousand Lakes’ (1994), un disco adelantado a su tiempo que sentó muchas bases musicales y sirvió de referencia para muchos exponentes que surgirían más adelante en el panorama Melodic Death Metal / Progressive Metal. Tras varios cambios de vocalista finalmente la elección para el puesto recae en Tomi Joutsen, quien se encarga de las voces desde 2005 y ayudó a forjar obras fundamentales como‘Skyforger’ (2009), ‘Circle’ (2013) o‘Under the Red Cloud’ (2015).

Pero es en el más reciente ‘Queen of Time’ (2018) donde la banda realmente vuelca todas sus influencias pasadas y pone en práctica su legado para entregar un disco que se siente fundamental, atemporal e imprescindible, que cautivó tanto a fans de su etapa más extrema como a nuevos adeptos a su fórmula más accesible y melódica. Sin dudas una joya reciente que demuestra toda la capacidad que tiene Amorphis para seguirse reinventando a tres décadas de su gestación.


Testament

Otros iconos californianos del Thrash Metal que merecen un lugar en este listado por no aflojar nunca y siempre mantener una consistencia y nivel de composición envidiable, pudiendo dar su propia impronta y características a un estilo que peca de ser poco variado. Su debut ‘The Legacy’ (1987) llegó tarde a la movida del Thrash pero sin embargo se volvió un exponente fundamental, con los discos siguientes también tornándose piezas obligatorias, que llegaron incluso a coquetear con el Death Metal en discos como ‘Low’ (1994) y ‘Demonic’ (1997).

Un hiato de varios años los tuvo inactivos hasta que finalmente regresaron con un discazo como fue ‘The Formation of Damnation’ (2008) y desde entonces han entregado lanzamientos de calidad, uno tras otro. ‘Dark Roots of Earth’ (2012),‘Brotherhood of the Snake’ (2016) y el reciente ‘Titans of Creation’ (2020) (acá nuestro review) muestran como el presente de Testament es tan importante como su pasado, siendo una de las pocas bandas que muestra estar hoy en día a la altura de su leyenda.

AJMA