Las 10 mejores bandas de metal en Dinamarca

Artículo por Gerardo Pérez G. – Original por Metal Hammer UK

Hay mucho más en el Reino de Dinamarca que Carlsberg, pasteles y Hamlet. Lars Ulrich pudo haber escapado tan pronto como pudo, pero el país que dejó atrás tiene uno de los más altos estándares de vida del mundo, y un próspero legado de metal. Aunque la producción danesa ha sido empequeñecida por sus vecinos de Suecia, Noruega y Alemania, hay una orgullosa tradición de bandas que triunfan en sus propios términos, y una racha de excentricidad que es toda suya. Aquí están 10 de los más grandes daneses del metal.

Mercyful Fate/King Diamond

La primera banda de metal con un enfoque abiertamente oculto, el irresistiblemente mal escrito Mercyful Fate sigue siendo la exportación de metal más querida e inspiradora de Dinamarca, confirmado por el delirante popurrí de Metallica Garage Inc, un tributo sin precedentes de los Cuatro Jinetes a una banda de sus pares. Después de aportar una elegancia progresiva a HM en dos majestuosos álbumes, el quinteto de Copenhague se separó en 1985, el cantante King Diamond, con voz en banshee, se convirtió en solista para crear un nuevo legado como el narrador de historias más espeluznante del metal en una serie de álbumes conceptuales bellamente retorcidos.

Junto con la reactivación de Mercyful Fate en los 90, King acumuló ocho álbumes en siete años, pero el milenio no ha sido tan amable; obsesionado por los problemas de salud, no ha hecho un álbum de estudio desde 2007. Pero con el hombre de vuelta a la fuerza y ambas bandas tocando de nuevo, esperamos ansiosamente una nueva fase de la actividad de Kingly.

Pretty Maids

Desde que un EP de 1983 introdujo su suave y melódica interpretación escandinava de los principios de la Nueva Ola del Heavy Metal Británico, estos daneses ganadores de premios Grammy han mantenido un calendario agitado, recorriendo constantemente los leales bastiones, lanzando su decimosexto LP en 2019. Con ese cursi e irónico nombre, The Maids nunca se popularizó tanto como se merecía en el Reino Unido o los Estados Unidos, pero se mantuvo firme a lo largo de los 90, afilando su filo metálico en un momento difícil para la vieja escuela. Su influencia se consolidó cuando tanto HammerFall como Arch Enemy hicieron un cover de un clásico de PM “Back To Back”.

Artillery

Artillery estaban grabando ya en 1982, produciendo una visión única del incipiente thrash metal. En 1990, después de lanzar su obra maestra, By Inheritance, el quinteto de convirtió en una escucha obligada para la elite mundial del género, pero los 90 tenían otras ideas, y se separaron en 1992. Después de un breve regreso en 1999, decidieron no ser parte de los 00, pero volvieron de manera estable en 2009. Desde entonces, han recuperado el tiempo perdido, lanzando cinco discos y viajando por todo el mundo, incluso haciendo una gira por el sudeste asiático a principios de este año. Ni siquiera la muerte del guitarrista co-fundador en 2019 ha puesto en peligro el impulso, su hermano y compañero, Michael, prometió mantener la llama de la artillería encendida.

Konkhra

A pesar de haber grabado en los omnipresentes Sunlight Studios de Suecia, con el igualmente omnipresente productor sueco Tomas Skogsberg, los copenhaguenses, Konkhra, se distinguieron de la manada sueca con un ritmo disonante de fuerza bruta y letras alarmantemente pervertidas. Weed Out The Weak, de 1997, presentó al ex baterista de Machine Head Chris Kontos, recién salido de Burn My Eyes, y al ex héroe de la guitarra de Death/Obituary/Testament James Murphy, pero el sonido de Konkhra siempre fue de acordes de cuerpo y eyaculaciones guturales del cantante Anders Lundemark. Todavía se le puede reconocer instantáneamente su sonido en “The Alpha And The Omega” lanzado 2019, el primer álbum de Konkhra en una década.

Saturnus

La apuesta de Dinamarca por la gloria del metal gótico a mediados de los 90, cuando el impacto de los ‘Peaceville Three’ (Paradise Lost, My Dying Bride, Anathema) proyectó una larga sombra sobre las escenas de muerte. Emergiendo con una visión precozmente singular y emotiva en el debut de 1997 “Paradise Belongs To You”, Saturnus clavó de inmediato las grandes atmósferas melancólicas y melancólicas, evolucionando sus bellas evocaciones de penumbra gótica y dolor romántico en “Veronika Decides To Die” de 2006. Como muchos de los mejores actos daneses, su producción ha sido subestimada y esporádica; aunque siguen actuando, no ha habido material nuevo desde 2012.

Wuthering Heights

Una inusualmente creativa y ecléctica clase de banda de power metal, Wuthering Heights merece mucha más atención por su exquisita pompa de prog-poder folclórico, sinfónico y melódico, alcanzando la cúspide en 2003 con la audaz Far From The Madding Crowd (consolidando su obsesión por la literatura inglesa del siglo XIX). Mostrando una convicción férrea junto con un pícaro sentido del humor, Wuthering Heights estaban en lo mejor de su carrera cuando el guitarrista fundador Erik Ravn tuvo que enfrentar problemas de salud. Han pasado diez años desde su último LP, un disco conceptual náutico Salt, y ya es hora de que el mundo entero se ponga al corriente de sus cinco primeros álbumes.

Manticora

Manticora es otra banda criminalmente subestimada que opera en la línea de los álbumes conceptuales de power metal, presionando el pedal del speed/thrash con mucha más devoción que sus compatriotas de Wuthering, pero fueron igualmente prolíficos en los años 00 antes de sufrir un paréntesis de casi una década. Manticora siempre se destaca por dar vida a extravagantes narraciones literarias, pero el intenso regreso del LP To Kill To Live To Kill de 2018 se basó en una novela homónima escrita por el cantante de la banda, Lars F Larsen. En la página de Kickstarter del libro, Lars se refirió a su “despreciable y repugnante” trabajo: “Si te gustó la película Saw, definitivamente te gustará esta novela, incluso si Saw era para niñeras.”

Volbeat

Dice algo de la creatividad danesa que el mayor éxito del rock del Reino de los últimos 20 años es un conjunto tan poco ortodoxo y ecléctico, que sucede a la manera antigua: talento, compromiso, convicción e injerto. Uniendo generaciones y tribus dispares con su metal rockabilly poco convencional de Elvis/Hetfield-voice, cortando trozos de pop-punk, reggae, thrash y Johnny Cash como un chef inconformista que se emborracha con vino añejo, Volbeat continúa perfeccionando su sonido accesible pero excéntrico, con Rewind Replay Rebound de 2019, su primer álbum en el Top 10 del Reino Unido.

Altar Of Oblivion

El epic doom no es un subgénero que muchas bandas intenten, menos sobresalir, y mucho menos expandirse, por lo que este quinteto de Aalborg merecen un loco atrezzo por traer nueva vida a este profundo sonido foráneo. Con la helada melancolía de Candlemass, el místico drama de Solitude Aeturnus y la bárbara fuerza de Solstice, AOO se mezcla en nuevos niveles de vulnerabilidad emocional a través de las voces de Robert Smith-ish de Mik Mentor, y nunca se pierde en la lentitud de la oscuridad, manteniendo los fundamentos del trad metal con una fuerte y clara línea vocal, un robusto galope y una melodía que tiñe la columna vertebral.

Myrkur

Llegado en un resplandor de publicidad y controversia en 2014, el proyecto folk/black metal en solitario de Amelie Bruun se convirtió en un palo sexista de los elitistas guardianes del BM cuando llegó totalmente formado por Relapse Records, aparentemente de la nada, con un propio sonido estrafalario y su estética folk. Hoy en día logró adueñarse de todos sus haters, y con el apoyo de la Relapse ha seguido lanzando material en vivo y discos de estudio. El magnífico nuevo álbum Folkesange continúa la trayectoria folclórica emocional, aunque nadie sabe que es lo que vendrá después por parte de Myrkur, de cualquier manera, debería ser fascinante.

Gerardo