THECODONTION – Supercontinent (ALBUM REVIEW)

Review por .:G_Radghast B.P.

Son escasos los proyectos experimentales ligados al mismo tiempo a las vertientes más tradicionales del metal. Son abundantes las bandas de doom, stoner, sludge o hasta de black metal que fusionan dichas escuelas con sonidos “sicodélicos”, experimentales o de “vanguardia” como llaman algunos (que de “vanguardia” por lo general tienen vienen poco, puesto que toman o reciclan ideas provenientes del jazz, la electrónica o de la música concreta, géneros que son más antiguos que el rock mismo) pero son pocas las que se nutren del death y black metal primigenio, ese que surgió a principios de los ochenta encarnado en bandas como Possessed, Hellhammer, Celtic Frost, Sodom o Bathory, ejecutado de una forma que podríamos catalogar tranquilamente como “experimental”, mas  no sicodélico ni vanguardista. Es el caso de THECODONTION.

Este dúo proviene de Roma, Italia, y se encuentra conformada por Guissepe (G.E.F.) en las voces y composición, y G.D. en los bajos, letras y arreglos. El plural de “bajos” no es un error, pues efectivamente esta banda no usa guitarras, usando en su lugar dos bajos distorsionados y un tercer bajo para hacer los solos! Hay sólo una guitarra barítono invitada en una sola canción de las 11 que componen este álbum. Las baterías fueron grabadaspor un músico de sesión.

Después de lanzar una demo (“Thecodontia“, 2018) y un EP (“Jurassic“, 2019), se encuentran próximos a estrenar su primer álbum de larga duración. “Supercontinent” verá la luz en esta dimensión el 26 de junio vía Voidhanger Records (para la edición en CD) y Repose Records (a cargo de la edición del LP). Una versión en cassette se planea que saldrá antes de fin de año por otro sello aún por definir. Este opus fue grabado en los Snakes Studio, ubicado en su natal Roma por Guglielmo Nodari, en tanto la mezcla y masterización fue hecha en los Necromorbus Studio de Stockholm, Suecia, por Marco Salluzzo. El arte y diseño del booklet (bellísimo y bastante acorde al concepto del álbum y de la banda) fue hecho por Stefan Thanneur de CHAOS ECHOES (manifeste.net), con una representación colorida de la etapa supercontinental final de nuestro planeta el que a su vez constituye el clímax del concepto del disco: el Pangea rodeada por el Océano Panthalassa.

Como sugiere el título del álbum, “Supercontinent” es un viaje conceptual a través de varias etapas de la fase de deriva continental de la antigua Tierra, desde el primer supercontinente conocido (“Vaalbara”) hasta el más reciente (“Pangea”). Se nota que Guissepe investigó sobre estos temas pues las letras fueron redactadas con un enfoque casi científico; sin embargo, éstas presentan imágenes vívidas, con descripciones poéticas de formas de vida antiguas que pueblan el planeta durante las diversas eras geológicas y eventos catastróficos que conducen a la ruptura y colisión de masas de tierra. Las cuatro canciones instrumentales presentan de hecho poemas cortos (sólo en el booklet, obviamente) sobre superocéanos. (Gyrosia, Lerova, Tethys, Panthalassa). Es así como los temas líricos tratan sobre prehistoria, fósiles, paleontología y períodos geológicos; para muestra, chequeen lo que parte cantando G. en Vallbara:

            “Lithostigraphic structural arrays reveal / the supercontinent’s existence often disputed

            a three fold stratigraphic similarity leads / to reconstructions of ancient latitudes”

            O este extracto de la canción Ur:

            “Protolithic shields once close together / Near each other until the Mesozoic break-up

            Younger continental assemblage / Three of a kind now far apart

            Up to the Siderian era range / When Ur joins Nena and Atlantica

            On early Earth’s archaic tectonics / Three worlds collide”

            Les aseguro que estudiar (primero para los hispano parlantes, traducir), investigar y adentrarse en este mundo lírico es un viaje adicional a lo que nos entrega para los oídos.

Musicalmente “Supercontinent”, tal como les contaba al principio, posee un núcleo estrictamente ligado al black y death metal primitivo de la primera mitad de los ochentas, mostrado para las bandas previamente citadas. Esta influencia se nota principalmente en la voz de G., la que les recordará a esos próceres como Tom G. Warrior o Quorthon en sus primeros álbumes, fenómeno que se aprecia también en la ejecución de la batería, muy rápida en algunas secciones, a veces bajando las revoluciones hasta ritmos inmóviles, en ocasiones más doom, pero tocada de una forma muy rudimentaria hasta llegar en momentos a una percusión tribal. En cuanto a los bajos, hay uno que marca el pulso, tocado con los dedos, otro bajo afinado más alto y con reverb, tocado con uñeta que quedó “arriba y en el centro” de la mezcla final y que efectivamente es el que le da el cuerpo y corazón a la música del dúo. El tercer bajo es definitivamente lúdico: aparece en los momentos preciso aportando color a cada canción, pintando con sus solos algunas luces sobre el tapiz que dibujan los demás instrumentos y la voz.

De esta suerte, “Gyrosia” abre el álbum de forma instrumental sonando primero que todo este “segundo bajo” de uñeta: suena crujiente! Rítmico, te hace bailar y mover tu cabeza a la vez con ese mantra circular  que les puede sonar muy Tool quizás – los expertos en usar un bajo tocado con uñeta y de tal personalidad – pero a mí me recordó más a los chilenos Mostro, que como Thecodontion fueron un dúo compuesto por los hermanos Carlos y Jaime Reinoso que tenían una propuesta similar pero más cercana al rock y al noise. (Les recomiendo chequear su primer trabajo, HR=1, editado por el sello chileno Quemasucabeza el año 2003).

“Vallbara” muestra claramente las influencias del grupo: cabría perfectamente dentro de los primeros trabajos de las bandas antes citadas, posee un feeling muy clásico en la percusión y voces, como también en los quiebres, con la diferencia claro está en que las cuerdas son estrictamente tocadas por bajos. Los efectos de las voces también son re ochenteros, con esos coros infantilmente siniestros. “Ur” en cambio es un tema más original: la percusión es tribal pero mayormente estática, presentando a momentos ritmos más rápidos. Posee vocación exploratoria y narrativa donde se cede protagonismos a los bajos, al tiempo que los solos que se agregan se asemejan a los arpegios de guitarra que Gregor Mackintosh introdujo en el álbum “Gothic” de Paradise Lost (Peaceville Records, 1991) y que se transformaron en su marca registrada.

“Kenorland” parte embaladísima, con un carácter similar a “Vaalbara”. El solo mantiene la velocidad con sonidos solemnes y luminosos que contrastan con la rústica brutalidad de la voz. En la sección media el ritmo muta a una percusión tribal/marcial. La sorpresa viene con “Lerova” que es un tema ambiental cimentado sobre un bajo gigantesco pulsado a dedo sobre el que flota el tercer bajo que entrelaza su melodía solista. Es un tema del que Brian Eno (productor y músico creador del musak, música ambiental críptica) estaría orgulloso.

“Nuna” nos devuelve al sótano de los ochenta con esas voces y tiempos rapidísimos y esos bajos que suenan un cañón!! Es el tercer tema más largo del disco (después de “Pangaea” y “Ur” y en sus seis minutos de duración nos presenta varios quiebres y cambios de tema. “Rodinia” sigue un sendero similar: es rápida y agresiva con quiebres bien básicos, a la vez que los solos siguen un marco monocromático de arpegios y barridos. “Thetys” es otro instrumental que pondrá a prueba tus audífonos, en un tema que no alcanza los dos minutos de duración pero que sus tres bajos construyen un bello cuadro que seguramente te recordará a “Parabol” de Tool de su omnipresente álbum “Lateralus” (Volcano Enterteinment, 2001).

“Laurasia-Gondwana” es un ritual de medio tiempo donde los bajos se mueven alrededor de la percusión, pero que en la mitad los instrumentos se alinean en una métrica veloz donde las cuerdas apuntan hacia delante cual lanza empuñada por las vociferaciones de G. Aquí hace una aparición especial una guitarra barítono. “Pangaea” mantiene los tiempos en blancas, en tanto las cuerdas hacen escalas en contrapunto. Presenta una melodía solitaria bellísima, que fluye entre los bajos y ritmos más veloces construidos sobre dobles bombos, bastante luminosa que me hace recordar a esas melodías esquizofrénicas del mejor In The Woods…(ese de los álbumes “Omnio” y “Strange in Stereo”, ambos editados por Misanthropy Records en 1997 y 1999 respectivamente. Es el tema más largo del disco y un apropiado clímax para lo que veníamos escuchando antes. Cierra “Panthalassa”, un instrumental minimalista – otro adjetivo apropiado para la música de Thecodontion – acompañado de un bajo de apoyo monocorde y de un arpegio que suena como guitarra acústica. Funciona perfecto como outro, con ese aire de misterio y que sería un excelente nexo para el álbum siguiente.

La misma banda nos cuenta que “Consideramos el álbum para fanáticos de Antediluvian, Mitochondrion, Mithras y Neurosis”. Agregaría que si gustas de bandas como ZU, los proyectos de Mike Patton – en especial los que realizó con John Zorn – o del death y black rudimentario pero que al mismo tiempo alucinas con el jazz más experimental de Ornette Coleman, esta banda aumentará tu colección de música bizarra. Esto es metal experimental, independiente de los calificativos, hecho con el alma y con una voluntad creativa tal que les permitió crear este engendro de batería, voces grunt y tres bajos capaz de entregarnos un álbum como éste. Musicalmente desafiante y suficientemente atractivo para mantener tu atención durante todo el registro. Recomendaría ampliar su abanico de instrumentos, incorporando vientos quizás, como también jugar más con las voces, lo cual les permitiría salir del guetto under a públicos más amplios y donde se valore más su propuesta, sin ser necesariamente más comerciales. Las partes rápidas tienden a ser parecidas entre las canciones, no así las lentas o atmosféricas. De todas formas, es un excelente álbum debut, los felicito por el atrevimiento y por todo el concepto lírico que lograron plasmar tan bien en su obra. A por más!

Fecha de Lanzamiento: 26.06.2020 – Repose Records

Calificación: 8.5/10

Tracklist:                                          

1.- Gyrosia.
2.- Vaalbara.
3.- Ur.
4.- Kenorland.
5.- Lerova.
6.- Nuna.
7.- Rodinia.
8.- Tethys.
9.- Laurasia-Gondwana.
10.- Pangea.
11.- Panthalassa.

.:G_Radaghast B.P.