10 bandas que cambiaron drásticamente su sonido con los años

Por Alejandro Melgar

El mundo del Metal es un mundo sin fronteras. Quienes etiquetan nuestra música de “violenta” o de “puro grito” están muy lejos de poder abarcar todo el espectro y la inmensidad de una corriente que no hace más que crecer, evolucionar y adaptarse, enriqueciéndose constantemente con influencias de todo tipo de movimientos y culturas musicales. Para los propios artistas de Heavy Metal esto no es ajeno, por lo que hoy decidimos agrupar a 10 bandas cuya evolución está marcada por un camino de incertidumbre, experimentación y cambios notorios de propuesta.

Te dejamos entonces con 10 ejemplos de bandas que durante toda su existencia abarcaron varios estilos y no se rigieron por ninguna etiqueta ni estándar. ¡Comencemos!


Pantera

Glam Metal (comienzos) – Groove Metal – Thrash Metal – Heavy Metal

Cuando los hermanos Abbot formaron Pantera a principios de los ‘80, poco se imaginaban que unos años después se convertirían en la banda que revolucionó el Metal de los ‘90. Pero al principio todo eran calzas de leopardo, peinados batidos y mucho fijador, pues sí, Pantera comenzó siendo un acto de la movida Glam Metal / Hard Rock que saturó la escena americana hace casi cuatro décadas. Los tejanos lanzaron tres discos de estudio en sus primeros años junto al vocalista Terry Glaze, hasta que la llegada de Phil Anselmo endureció rápidamente la propuesta desembocando en uno de los álbumes más revolucionarios de la historia del Metal: ‘Cowboys From Hell’ (1990), popularizando a nivel mundial el género del Groove Metal. A partir de acá Pantera fue cada vez más allá con cada lanzamiento, volviéndose realmente pesados e impredecibles, y convirtiéndose en una banda totalmente influyente para todo lo que vendría.

Pantera en su etapa “Glam Metal”, 1984
Pantera y su formación clásica, con el icónico “Walk”

Within Temptation

Doom Metal (comienzos) – Gothic Metal – Symphonic Metal – Alternative Rock/Metal

La banda holandesa fue una de las pioneras en el movimiento del Symphonic Metal con voces femeninas, junto con The Gathering y Nightwish. Su fundación en 1996 por parte de la vocalista Sharon den Adel y su pareja, el guitarrista Robert Westerholt, trajo consigo el primer álbum ‘Enter’ (1997) que estuvo más enfocado en el Doom Metal y el Gothic Metal tradicional, sonido que con cada lanzamiento de la banda se fue “ablandando” y transformándose en algo mucho más accesible y comercial. La década de 2000 los trajo metiéndose de lleno en el Symphonic Metal, con toda la ambición y pomposidad que eso implica, pero es en la siguiente década de 2010 que se empieza a notar un gran cambio en la dirección artística, optando por un sonido más emparentado al Pop y al Rock Alternativo, que si bien mantiene elementos de Metal Sinfónico, no tiene ni punto de comparación con sus inicios, apelando a audiencias más mainstream y adaptadas a la modernidad.

Hace más de 20 años, Within Temptation daban cátedra en Gothic/Doom
Hoy tenemos este híbrido de Pop/Rock Alternativo y radial

Paradise Lost

Death/Doom – Gothic Metal – Doom Metal – Electronic Rock – Dark Wave – Synthpop

Como unos de los abanderados por excelencia en el campo del Doom/Death Metal de principios de los ‘90, Paradise Lost está en el podio de la melancolía junto a sus compatriotas de My Dying Bride y Anathema (conocidos como los ‘Peaceville Three’). Su carrera ha sido (y sigue siendo) tan prolífica, que los liderados por Nick Holmes y Greg Mackintosh han probado distintos sonidos y tonalidades a lo largo de los años, ya sea el exquisito Gothic Metal de ‘Draconian Times’ (1995), el Rock electrónico y el Darkwave que puede verse en trabajos como ‘Host’ (1999), e incluso el “círculo completo” que han completado en los últimos años, con ‘The Plague Within’ (2015) y ‘Medusa’ (2017) haciendo eco de sus orígenes Doom/Death cuando los ingleses lanzaban ‘Gothic’ (1991) o ‘Shades of God’ (1992). Su flamante placa ‘Obsidian’ (2020) engloba todos los aspectos que hicieron grande a Paradise Lost, y se convierte en un testamento de longevidad, consistencia y calidad.

La faceta más alternativa de Paradise Lost a fines de los ’90
El Paradise Lost actual, full circle hacia la melancolía y el desgarro original

Steven Wilson

Progressive Rock – Progressive Metal – Jazz Fusion – Alternative Rock – Progressive Pop – Electronic

El maestro compositor británico es un tipo muy inquieto que ha pasado por infinidad de matices y sonidos, sin interesarle ningún tipo de etiqueta o categorización. En sus últimos años al frente de Porcupine Tree, Steven Wilson ya había lanzado su primer álbum solista con ‘Insurgentes’ (2008), y las ideas plasmadas allí que recorrían un territorio más tradicional en el campo del Rock Progresivo (aunque con tonalidad más oscura), fueron ampliadas y magnificadas en el genial ‘Grace for Drowning’ (2011). Dos años después Steven da a luz a una de las obras más brillantes de la última década: ‘The Raven That Refused to Sing… and Other Stories’ (2013), el disco que homenajea al génesis del movimiento en los años ‘70. Sus inquietudes lo llevaron a terrenos más modernos en el indispensable ‘Hand. Cannot. Erase.’ (2015), manteniéndose en el terreno progresivo pero incorporando elementos de electrónica. Para ‘To the Bone’ (2017), Wilson ya se movía en terrenos más rockeros y directos, y hasta coqueteaba con el Pop. Y bueno, su próximo ‘The Future Bites’ saldrá en 2021 y ya sabemos a que atenernos: pura electrónica, experimentación, vanguardismo y trip-hop. De Prog no le queda nada… o es más Prog que nunca.

Un himno del Progressive Rock moderno
La dirección actual de Steven, avocado completamente a la electrónica

Amberian Dawn

Power Metal – Symphonic Metal – Pop – “ABBA Metal”

Los finlandeses pertenecieron a la camada más moderna de bandas de Symphonic Power Metal, y para cuando lanzaron su primer disco‘River of Tuoni’ (2008) su sonido se encontraba fuertemente influenciado por las bandas madres del género como Nightwish, Leaves’ Eyes y Xandria, pero todo fue levemente cambiando desde el ingreso de la actual vocalista Päivi “Capri” Virkkunenen 2012, y el quinteto liderado por Tuomas Seppälä (el “otro” Tuomas del Metal Sinfónico) comenzó lentamente acercándose más al Pop y a las melodías mainstream, con una fuertísima influencia de los legendarios ABBA, tanto así que actualmente se etiqueta extraoficialmente a su música como “ABBA Metal”. Esto es particularmente notorio en su último trabajo ‘Looking for You’ (2020), y todo parece indicar que seguirán en esta dirección.

La época más Power/Symphonic
ABBA-erian Dawn

Anathema

Death/Doom – Gothic Metal – Alternative Rock – Progressive Rock – Post-Progressive

Hace 30 años tres hermanos de Liverpool arrancaron con un proyecto que luego se convertiría en sinónimo de melancolía y emotividad por partes iguales. Así como sus pares de Paradise Lost, Anathema comenzó siendo una banda avocada al Death/Doom, como puede observarse en sus primeros trabajos ‘Serenades’ (1993) y ‘The Silent Enigma’ (1995), para luego empezar a incorporar elementos de Gothic Metal y Alternative Metal en su propuesta, atrayendo cada vez más público con joyas como ‘Alternative 4’ (1998) y el seminal‘Judgement’ (1999), que ya contaba con mucha influencia del Progressive Rock atmosférico de Pink Floyd. Un camino que dominó el resto de la trayectoria del gigante inglés que continúa hasta nuestros días, cada vez más volcándose al Prog Rock emotivo y grandioso, ese que de verdad te llega al alma y te hace emocionar, teniendo su pináculo creativo en el fundamental‘Weather Systems’ (2012), además de coqueteos con electrónica y otros matices que hacen de su propuesta algo tremendamente enriquecedor.

Los inicios de Anathema, viscerales y extremos
El Anathema de los últimos 10 años, totalmente emotivo y uplifting.

Leprous

Progressive Metal – Progressive Rock – Avant-Garde – Trip-hop

Los noruegos son una de las bandas revelación del Metal Progresivo de los últimos 10 años, pero su relativamente corta trayectoria también los ha hecho cambiar de sonido y propuesta con cada lanzamiento. Para sus inicios con ‘Tall Poppy Syndrome’ (2009) la banda ostentaba un estilo bien pesado, visceral y hasta coqueteando con el Avant-Garde. Su propuesta tomó un rumbo más suavizado y melódico sin perder pesadez en los siguientes ‘Bilateral’ (2011), ‘Coal’ (2013) y The Congregation’ (2015), hasta llegar al divisivo ‘Malina’ (2017) que abandonó muchos de los elementos que hacían de Leprous una banda de “metal”, eliminando guturales por completo y volcándose a un sonido más orientado al Progressive Rock, con muchas atmósferas y ambientes. La prueba final del total cambio de sonido llegó el año pasado con ‘Pitfalls’(2019), el disco que implica el cambio más notorio en la dirección musical de la banda, adoptando un enfoque muy basado en la electrónica y el trip-hop, relegando el Rock y el Metal a un estado más secundario.

Un tema de la etapa más “metal” de Leprous
Leprous moderno, electrónico y directo

Katatonia

Death/Doom – Doom Metal – Progressive Metal – Gothic Metal – Progressive Rock

En cierta forma el camino de los suecos tiene varias similaridades con el ya descrito para Anathema y Paradise Lost. Las tres bandas tienen en común que comenzaron a principios de los ‘90 haciendo un estilo más asemejado al Death/Doom, con un sonido apesadumbrado y extremo, como puede encontrarse en su debut ‘Dance of December Souls’ (1993). Para Katatonia la búsqueda constante de su sonido y esencia los llevó a territorios de Rock y Metal Alternativo con discos como ‘Tonight’s Decision’ (1999) y‘Last Fair Deal Gone Down’ (2001), para volver al Doom pero con una vuelta de tuerca más progresiva que balanceaba la actitud del rock con su melancolía característica, esto puede ver se en los posteriores ‘The Great Cold Distance’ (2006) y ‘Night is the New Day’ (2009). Con esa melancolía como motor conductor, el último volantazo vino de la mano de una gran influencia del Progressive Rock, atmosférico, intimista y relajante, pero sin perder ese ingrediente que los hace únicos. Discos como ‘Dead End Kings’ (2012), ‘The Fall of Hearts’ (2016) y el flamante ‘City Burials’ (2020) hacen eco de este cambio y glorifican una propuesta inigualable.

Un registro de Katatonia en los 90, en “full death/doom mode”
Katatonia hoy: melancólico, etéreo y ambiental

Avenged Sevenfold

Metalcore – Heavy Metal – Hard Rock – Progressive Metal

Como uno de los actos metaleros más populares y convocantes de los últimos años, Avenged Sevenfold también tuvo su búsqueda de identidad hasta llegar a convertirse en lo que son ahora. Sus comienzos a principios de la década de 2000 se vieron sumidos en la movida del Metalcore que estaba teniendo su auge en esos años de transición. Así vieron la luz ‘Sounding the Seventh Trumpet’ (2001) y‘Waking the Fallen’ (2003), donde A7X aún no se despegaba de las miles de bandas que popularizaba el género en esos años. La cosa cambió con ‘City of Evil’ (2005), un despegue importante con un sonido más orientado al Hard Rock y el Heavy Metal tradicional, característica que siguió evolucionando en futuros discos como el autotitulado de 2007 y ‘Nightmare’ (2010). La banda dio un paso más allá (o en falso, depende de qué posicion tomes) con el controversial ‘Hail to the King’ (2013), el que para muchos es un “disco de covers”, con canciones que claramente homenajean a leyendas como Metallica, Megadeth o Guns N’ Roses, dotado de un sonido y producción espectaculares. Para el más reciente ‘The Stage’ (2016) la banda evoluciona y adopta un sonido más complejo emparentado con el Progressive Metal. Pronto se esperan noticias, a ver qué dirección tomarán en el siguiente disco.

Registro de los inicios de A7X y su etapa más “core”
El disco de “covers”

Opeth

Progressive Death Metal – Black Metal – Progressive Rock

Los liderados por Mikael Åkerfeldt comenzaron su camino de lanzamientos con un sonido extremo que ostentaba influencia progresiva pero estaba más basado en el Death Metal (o incluso en el Black Metal), con álbumes como ‘Orchid’ (1995) o ‘Morningrise’ (1996). Los suecos (y uruguayos) comenzaron a incorporar elementos cada vez más complejos, amibiciosos y melancólicos, y para finales de la década entregan uno de sus álbumes más icónicos con ‘Still Life’ (1999), seguido de los imprescindibles ‘Blackwater Park’ (2001), ‘Deliverance’ (2002), ‘Damnation’ (2003) y ‘Ghost Reveries’ (2005), que gozaban un sonido mucho más influenciado por el Progressive Rock setentoso que tanto venera Åkerfeldt. Tanto es así que para ‘Heritage’ (2011), la banda abandona por completo los guturales y el Death Metal para avocarse de lleno al Rock Progresivo clásico, sin perder esa esencia macabra que siempre caracterizó a Opeth. Con discos como ‘Sorceress’ (2016) o el más reciente ‘In Cauda Venenum’ (2019) nos damos cuenta que la transformación está completa.

Opeth noventero, extremo y podrido
Opeth hoy en día, completamente avocado al Rock Progresivo y macabro

BONUS TRACK: Bandas de Thrash durante los ’90

La década de 1980 se caracterizó por el auge del Thrash Metal, un estilo tan violento como vertiginoso, pero todo cambió en los 90 gracias a varios factores como el surgimiento y popularidad del Grunge en la primera mitad, el Nü Metal en la segunda mitad, y un pequeño disco llamado ‘Metallica’ (o Black Album para los despistados) que revolucionó el panorama del Metal y del Thrash para siempre pegando un volantazo impredecible para todas las leyendas del género.

Recordamos entonces algunas bandas legendarias de Thrash y los experimentos genéticos a los que se sometieron durante esa década infame para el Metal.

Metallica

Tras el lanzamiento del álbum mencionado en 1991, los cuatro jinetes se transformaron en una de las bandas de Rock más exitosas de todos los tiempos, entregando un álbum que abandonaba el Thrash en pos de un sonido más comercial y con una producción impoluta. El resto de las bandas tomó esta arriesgada decisión como un modelo a seguir.

Una rareza que seguramente no conozcan

Megadeth

El colorado Mustaine, influenciado eternamente por las decisiones de sus ex-compañeros, deja el Thrash tras ese pináculo del género que fue ‘Rust in Peace’ (1990) y experimenta con sonidos más directos, radiales y grooveros, dando forma a otros discos fundamentales como ‘Countdown to Extinction’ (1992), ‘Youthanasia’ (1994) y ‘Cryptic Writings’ (1997), y hasta coqueteó con la electrónica y otros sonidos extraños con ‘Risk’ (1999), pero ahí ya se te había ido la moto colorado.

What happened Colorated?

Kreator

Los gigantes alemanes venían de ser una de las bandas más extremas del Thrash durante los ‘80, con lanzamientos emblemáticos como‘Endless Pain’ (1985) o ‘Pleasure to Kill’ (1986), pero para mediados de los ‘90 agarraron para un lado que nadie se imaginaría e incursionaron en el Metal Industrial y el Groove Metal con ‘Cause for Conflict’ (1995) y ‘Oucast’ (1997), ¡y hasta en el Gothic Metal!, con aquel infame y recordado ‘Endorama’ (1999).

Petrozza y su amor a Lacrimosa

Slayer

La carrera de Slayer se mantuvo más o menos consistente y sin muchos sobresaltos a lo largo de los años, pero los noventas también afectaron a las leyendas del Thrash, y cuando el Nü Metal estaba en auge aparecieron cosas como ‘Diabulus In Musica’ (1998) que coqueteaba con el estilo, haciendo eco también de un Groove Metal bastante alejado de sus principios y orígenes.

Slayer y sus coqueteos grooveros

Anthrax

Los neoyorkinos siempre tuvieron esa faceta más melódica del Thrash presente en su ADN, pero los 90s tampoco fueron benevolentes con ellos, acercándolos a sonidos más relacionados con el Metal Alternativo en discos como ‘Sound of White Noise’ (1993) y ‘Stomp 442’ (1995), e incluso un experimento previo donde rapeaban junto a la banda Public Enemy.

Anthrax in da house yo!

Testament

Se podría decir que los californianos no se dejaron guiar tanto por las modas y se fueron hacia el otro extremo del espectro, endureciendo aún más su propuesta y hasta acercándose a territorios extremos como el Death Metal, como puede verse en su álbum ‘Demonic’ (1997).

El testamento más extremo
AJMA