LORI LEWIS – Carmina Romanus (ALBUM REVIEW)

Review por Gerardo Pérez G.

Hacía bastante tiempo que no escribía un review, pero al escuchar debut de Lori Lewis, Carmina Romanus, no podía dejar pasar la oportunidad de escribir algo sobre – a opinión personal – la mejor vocalista que ha tenido Therion. Cabe destacar que Lori Lewis es la primera cantante en convertirse en vocalista oficial de la banda, y aunque actualmente no gira con Therion, sigue siendo la cantante de estudio.

Los que hemos sido seguidores desde el metal sinfónico desde nuestros inicios, hemos notado como el género ha ido en decadencia, y el tema de la vocalista soprano en una banda de metal, para algunos, es algo pasado de moda. Sin embargo, este nuevo material es un regalo para aquellos nostálgicos del género, como no, si detrás de todo, está el creador de este tipo de música, el gran Christofer Johnsson.

El título del disco, Carmina Romanus, en latín significa “canciones romanas”, y cada canción está inspirada es los planetas de nuestro sistema solar, y la estrella que hace todo esto posible, el sol. Gran parte de las letras fueron escritas por Per Albinsson, quién también fue co-escritor de las líricas del último disco de Therion, Beloved Antichrist. El disco fue lanzado el pasado 11 de mayo a través de Adulruna AB.

El disco comienza con Sol Invictus, un tema que te hechiza a primera escucha por esas guitarras pegadijzas del principio. La voz de Lori comienza de manera grave, pero a medida que avanza nos deleita con esos altos que tanto nos tiene acostumbrado en Therion. Un tema melodiosamente alegre, que a lo largo de la canción sigue las mismas melodias de la guitarra del comienzo, pero con sintetizadores, y un solo de teclado apoyando la propuesta.

Continuamos este viaje planetario con Mercury, un corte junto a nada más ni nada menos que su compañero de banda, Thomas Vikström. Ya sabemos de antemano que ambas voces se complementan de manera única, por lo que no es extraño que nos traiga a la memoria la banda sueca, llegando a pensar que fue algún tema que sobró de alguna producción anterior de Therion.

Seguimos avanzando con Venus, un corte melódico, que a pesar de contar con la banda completa, mantiene su tinte de balada durante toda la canción, pero que acaba con un muy buen solo de guitarra. Una cospicua interpretación por parte de Lori, llena de emoción y sensibilidad.

Y hemos llegado a Tellu, el tema que hace alusión a nuestro planeta. Con cierto sabor a doom metal y destacados riffs de guitarras, nos topamos con un corte interesante pero llano, que se mantiene así durante toda la canción.

Aterrizamos en Mars, un corte con melodías pegadizas y con Lori deleitándonos con su registro más bajo, algo que pocas veces escuchamos en Therion. Es admirable el poder que tiene Christoffer Johnsson para explotar todo el talento Lori, sin duda que con los años se ha enterado muy bien de como trabajar con cada nota de la vocalista. La parte débil del tema es el final, ya que termina de manera muy brusca en el climax de la canción.

Hemos llegado a Luna, un tema que cuenta con la colaboración de ex-Therion, Kristian Niemann. Otro corte que probablemente encajaría perfecto en algún disco de Therion. Se siente de manera natural la vibra del sueco, recordando la época dorada de Therion. Además cuenta con un solo de violín, que junto a la voz de Lori, entregan una gota de nostalgia y melacolía a la interpretación.

Continuamos con Jupiter, un tema que cuenta con las misma característica que Mars. Un corte sencillo, pero que con sus pegadizas guitarras armonizadas con sintetizador y registro más grave de la soprano, logran un gusto a primera escucha. Sin embargo, al igual que Mars, la canción termina de manera demasiado brusca en lo mejor del goce.

Aterrizamos en la escala más larga del disco, Saturn. Un corte que comienza con cierto aire clásico, trayendo un poco de calma después del brote de energía dejado por Jupiter. Por acá Lori nos vuelve a deleitar con su registro de soprano al que nos tiene acostumbrado, y a medida que avanza la canción, el corte se vuelve más pesado y sinfónico. De cierta manera recuerda a Aesma Daeva, la otra banda en la que Lori formó parte hasta 2009.

Continuamos a Uranus, otra pieza con alegres y pegadizas melodías. Si no supiera que es un disco de 2020, me daría la impresión de que es el opening de alguna serie noventera.

Hemos llegado a nuestro destino final, Neptun. Un corte que comienza de manera sinfónica y sigue la misma línea de Uranus. Acá tenemos a Lori vocalizando melodías de manera sublime y entregándonos sus registros más altos, lo que hace de este viaje algo extraordinario, que termina con broche de oro.

De manera muy personal quiero agradecer al maestro Christofer Jhonsson por haber hecho este disco posible, muchas veces en la sencillez está clave, y eso es lo que tenemos acá. Un disco sencillo, sin grandes parafernaleas, pero lleno de nostalgia y vibra positiva, algo que sin duda necesitamos de manera urgente en estos días grises a nivel mundial.

Género: Symphonic MetalFecha de Lanzamiento: 11.05.2020 – Adulruna AB

Calificacion: 9/10