PROG REVIEW: AYREON – The Theory of Everything (2013)

Después del lanzamiento del imprescindible 01011001(2008), el mundo de Ayreon estaba en penumbras. Una incertidumbre bloqueaba el mundo creativo de Arjen Anthony Lucassen, la mente maestra detrás de todo este universo, impidiéndole encontrar la chispa de inspiración necesaria para continuar con su criatura de toda la vida. Es así que a partir de ese momento el ambicioso proyecto de Prog Rock conocido como Ayreon entraría en un hiato indefinido, en el cual Arjen exploraría otros territorios y sonidos. En estos cinco años vieron a la luz otros lanzamientos no menos destacados, incluyendo el más melancólico y oscuro Guilt Machine, editando su único álbum hasta el momento (On This Perfect Day, 2009), así como también el esperadísimo segundo disco de Star One, la banda más pesadita de todo este universo (Victims of the Modern Age, 2010). Incluso hubo tiempo para experimentar aún más y sacar un disco solista bajo su propio nombre (Lost in the New Real, 2012), donde se coquetea con todo tipo de sonidos sin perder la chispa por la que se caracterizó siempre al genio multifacético de Arjen.

Sobre finales de 2012, Lucassen reveló finalmente que la maquinaria de Ayreon estaba nuevamente en completo funcionamiento y un nuevo álbum se venía en el horizonte, es entonces que nace ‘The Theory of Everything’ editado finalmente en Octubre de 2013, el álbum que funciona como un determinante comeback para el proyecto más importante del holandés, culminando en una historia que se inspira más en hechos reales y películas como A Beautiful Mind o Rain Man que en las historias de ciencia ficción y el propio universo de Ayreon al que nos tiene acostumbrados.

El resultado es un álbum monumental (y doble, como era de esperarse) que recorre una hora y media de música y nos muestra el costado más melódico y tal vez menos pesado del abanico creativo de Lucassen, con una historia súper adictiva y adoptando una posición central en todo el combo, volviéndose imprescindible para el disfrute completo de la obra en la magnitud en que fue concebida. A su vez la catarata de invitados no se hizo esperar y en esta ocasión se encuentran algunos de los nombres más fuertes de la escena del Metal Sinfónico europeo actual, así como también unas cuantas eminencias de la música progresiva de antaño. Entre los vocalistas invitados tenemos a John Wetton (ex-King Crimson, Asia), Marco Hietala (Nightwish), Cristina Scabbia (Lacuna Coil), Tommy Karevik (Kamelot, Seventh Wonder), JB (Grand Magus), Sara Squadrani (Ancient Bards) y Michael Mills (Toehider). En cuanto a músicos, el repertorio se llena de figuras emblemáticas como Rick Wakeman (ex-Yes), Jordan Rudess (Dream Theater), Keith Emerson (ex-ELP), Steve Hackett (ex-Genesis) y Troy Donockley (Nightwish). Definitivamente un plantel de ensueño donde Arjen no puede hacer otra cosa que ganar el partido.

La historia es de lo más intrigante y adictivo que haya creado esta mente maestra, por eso vamos a hacer un resumen breve, de manera de introducir al lector en este relato donde las líricas son tan importantes como la música. Se nos cuenta la historia de un “prodigio” (Karevik), un joven con una enfermedad similar al autismo que lo impide conectarse con el mundo real y su gente de manera habitual, siendo consciente en todo momento de esa enfermedad. Su padre (Mills) es un científico que está obsesionado con completar la “Teoría del Todo” y en su obsesión descuidando por completo a su hijo y a su esposa en su afán de resolverla. La madre (Scabbia) se muestra como un personaje más contemplativo que hará todo para que su hijo encuentre la cura, mientras que el padre solo quiere que el hijo sane para que lo ayude a completar su famosa teoría. Un psiquiatra (Wetton) ofrece una droga experimental que puede proporcionar la cura, que prueba ser muy eficiente en revelar su potencial oculto pero que termina trayendo efectos adversos desmedidos. No vamos a revelar el final de esta historia (a esta altura todos ya deben saberla), pero recomendamos que se introduzcan en este cuento tan profundo y desgarrador, con ese toque sci-fi tan característico de Arjen, pero a la vez llevado a una realidad totalmente humana y más centrada en las vivencias de la gente, como puede verse en su otro gran clásico ‘The Human Equation’ (2004).

Musicalmente podemos decir que el álbum está dividido en dos discos y cuatro partes de más de 20 minutos cada una. Lo que llama la atención y adjudico como punto negativo es que esas cuatro partes están subdivididas en muchos tracks más pequeños, lo que provoca una breve desconexión del hilo conductor y a veces puede sacarnos de clima por un instante. Nosotros los fanáticos del progresivo amamos una canción larga y bien desarrollada, por lo que en lo personal hubiera preferido 4 tracks de 20 minutos y listo. De todas formas puede entenderse esta decisión ya que muchas de las sub-partes están bien marcadas y se diferencian con estilos y quiebres propios de cada interludio y en muchas ocasiones se sienten como canciones por separado.

La primera parte se titula “Singularity” y consta de 11 tracks. Introduce los personajes y la premisa de la historia mientras vamos descubriendo un nuevo universo y se siente indudablemente como Ayreon. Sin dudas encontramos que Arjen guardó muchas ideas locas y explota todo junto en una combustión de creatividad que nos hace agradecer por tener un nuevo trabajo entre nosotros. Hay varios interludios musicales increíbles, destacándose la participación de Keith Emerson y Jordan Rudess en el track titulado ‘Progressive Waves’, haciéndole honor al nombre con un par de solos estratosféricos que nos dejan extasiados. Nos encontramos con un desarrollo marcadamente más folk que otros discos de Ayreon, donde la melodía y los climas toman precedencia por sobre el virtuosismo y la pesadez. Aún así todos los ingredientes están presentes y se siente como un todo bien cohesivo y homogéneo que pide a gritos su interpretación teatral completa en un futuro vivo.

Moviéndonos al segundo acto titulado “Symmetry”, acá encontramos varios momentos que llegan a un clímax tanto narrativo como sonoro. Un buen ejercicio es escuchar este disco leyendo su historia (y las notas de Arjen que complementan la lírica). De esta manera puede evaluarse como un todo y no tanto como partes sueltas, que también hacen difícil su evaluación por separado. La historia se va moviendo a territorios oscuros y muchos personajes enfrentan dilemas y su paciencia es puesta a prueba, se siente realmente como una obra de teatro con momentos bien marcados. Una característica de esta segunda parte (y también del disco en general) es que muchos temas se sienten como la culminación de algo grande, como un gran final, cuando en realidad es solo el preámbulo para otra sección de la historia global. Un interesante recurso que nos mete de lleno en clima.

Ya nos encontramos en el segundo CD y en el comienzo del tercer acto que lleva por nombre “Entanglement”, momento crucial de mucha emoción y revelaciones en la trama. ‘Transformation’ trae espectaculares performances de Karevik y JB, ‘Collision’ explota el lado más pesado de Ayreon llevándolo a territorios casi Power Metal, ‘Side Effects’ trae la melancolía y la incertidumbre con solemnes interpretaciones por parte de Wetton y Mills. En la historia hay vueltas de tuerca, flashbacks, personajes secundarios que se vuelven importantes en el desarrollo, por eso recalcamos lo fundamental que es escuchar este disco entendiendo lo que va pasando. Un punto negativo a resaltar es que algunos tracks se sienten muy abruptos en su conexión con el siguiente, de manera que no se deja suficiente tiempo a su desarrollo. Esto hubiera sido mucho mejor si se definían menos temas por parte, o incluso mantener las cuatro partes como un sólo tema cada una como dijimos al principio.

En la última parte Unification” se da un plot twist totalmente inesperado y espectacular que le da a esta historia un final grandioso y épico, con Arjen recibiéndose de genio guionista retorcido. No vamos a arruinar de qué se trata, es algo que se tiene que experimentar mientras dejamos que la música fluya por nuestras venas en una experiencia a la que yo llamo multisensorial. Agudizamos nuestros sentidos porque no se trata solo de escuchar una canción, es vivir algo único y atemporal. Musicalmente podemos decir que aunque ya llevamos más de una hora de álbum, nunca nos sentimos cansados ni aburridos, hay entretenimiento para rato y Arjen sabe mezclar elementos de manera inteligente para retener nuestra atención por el momento que sea necesario. Un final lleno de momentos proggies, revelaciones sorprendentes y musicalidad al máximo. La culminación esperada de otra gran joya de Ayreon.

Podemos decir que el regreso de Arjen Lucassen a su universo más popular ha sido todo un éxito. Con ‘The Theory of Everything’ Ayreon retorna de forma excepcional y con un álbum doble, gigantesco y épico, poseedor de una historia que te mantiene todo el tiempo enganchado, y que se sale un poco de la trama Ayreonauta para traernos un cuento más personal y humano. Por todas estas cosas es acertado comparar a esta obra con el opus máximo e intocable ‘The Human Equation’ (2004), en alcance, experiencias memorables e historia que resuena mucho tiempo después. Ahora solo falta que lleven a los escenarios este relato inmortal, para develar la Teoría del Todo en su magnífica gloria. Aplausos para el genio de Lucassen por volverlo a hacer. Así se regresa después de 5 años.

Género: Progressive Rock
Lanzamiento: 28-10-2013
Sello: InsideOut Music

Calificación: 9.3 / 10

Album Review: Alejandro Melgar

Gerardo