PROG REVIEW: SPOCK’S BEARD – V (2000)

Después de un comienzo con uno de los grandes álbumes del Rock Progresivo Moderno con ‘The Light’ (1995), Spock’s Beard gozó de una carrera muy prolífica que le valió el reconocimiento de los fans y los medios en la escena Prog del “under” estadounidense. Esta buena racha de popularidad y composición dio sus frutos de manera espectacular, logrando un hito poco común en el mundo de la música: 5 álbumes en poco más de 5 años, culminando con una de sus obras cumbres y la placa que hoy nos compete: el laureado “V”, apropiadamente su quinto álbum de estudio.

La formación del momento se sacaba chispas, con el maestro Neal Morse en las vocales y a la cabeza de las composiciones, su hermano Alan en la guitarra líder, Dave Meros en el bajo, Nick D’Virgilio en la batería y Ryo Okumoto en los teclados, todo estaba listo para que los Spock’s tiraran otro bombazo y en esta ocasión se trató de algo muy especial. Casi como antesala a lo que se vendría dos años más tarde con el fundamental ‘Snow’ (2002), ‘V’ pone las semillas de lo épico siguiendo la tradición de la banda: pocas canciones pero mucho sentimiento épico, con los tracks “punteros” superando los 16 y 27 minutos.

Esto queda evidenciado ya en el arranque con ‘At The End Of The Day’, a esta altura un clásico de la banda que nos pasea por todo el espectro progresivo de sonidos, matices, atmósferas y distintos rítmos atípicos, con mucha experimentación en teclados y en batería, partes calmas y partes enloquecidas, sonidos estrobosópicos, solos infernales y virtuosos. Lo que se dice una verdadera montaña rusa musical que nos deja extasiados, con grandes performances vocales y un sentimiento épico que solo el maestro Morse puede lograr.

Revelation’ es una composición bien poderosa que arranca en plan de balada etérea pero explota con un estribillo a medio tiempo con densidad rockera y estruendosa, generando un contraste entre estructuras bastante inusual. Un tema poco progresivo y de estructura bastante convencional, pero no por eso menos potente. Lo que le sigue es ‘Thoughts pt.2’, la segunda parte de una suite que comenzó en el segundo disco de la banda, ‘Beware of Darkness’ (1996). Son canciones que desatan toda la proeza y locura progresiva que son capaces de enfrentar estos prodigios, así como el juego de múltiples voces al unísono y en distintos tempos ya clásico de la Barba. Como curiosidad, la tercera parte recién aparecería en el disco ‘Brief Nocturnes and Dreamless Sleep’ (2013) (bajo el nombre “Afterthoughts”), ya con Neal fuera de la película hace rato. Pero más curioso aún es que en el disco ‘Momentum’ (2012) de Neal Morse (un año antes), ¡aparece la parte 5! No sabemos el destino de la parte 4 y si algún día verá la luz.

Avanzamos y nos encontramos con un par de incursiones más radiales abordando el espectro más comercial de la banda. La agradable ‘All On A Sunday’ es una simpática joyita Pop/Rock que poco tiene de Prog pero que nos gana el corazón de cualquier manera con su accesibilidad y vibra positiva. ‘Goodbye to Yesterday’ es una hermosa balada con el sello cálido y emocional que caracteriza los momentos calmos del quinteto, en la vena de otros clásicos como ‘June’ o ‘Wind At My Back’. Momento para abrazarte de la gente querida y entonar ese estribillo al unísono.

El plato fuerte viene dado por ‘The Great Nothing’, la verdadera épica de toda esta historia y un definitivo clásico inmortal para la banda de aquí en más. Con 20 años en su haber se mantiene tan fresca y original como al principio, con todo el sello primordial de los hermanos Morse haciendo estragos en cada momento loco, emotivo y vibrante. Estructurada en seis partes, la primera de ellas se titula ‘From Nowhere’ y se trata de una intro instrumental con toda la pompa a la que estamos acostumbrados. El momento calmo y de introducción de la historia por parte del maestro viene con ‘One Note’ , un ejercicio introspectivo guíado por un piano celestial y perfectas estrofas de gran valor lírico. ‘Come Up Breathing’ continúa con guitarras acústicas y la suave voz de Neal adornando una historia que va ganando en intensidad. Acá también empieza la parte “quirky prog” y la locura se empieza a desatar con extendidos solos de teclado y guitarra que van generando más climas estrafalarios y nos meten en un trance bizarro. La cuarta parte titulada ‘Submerged’ nos adentra en un mundo de más enfermedad Prog. Con el bajo como protagonista marcando el ritmo, esta es la parte más straightforward de la canción, si bien los ritmos pueden tornarse dispares por momentos. Rápidamente nos movemos a la quinta parte con ‘Missed Your Calling’ , rockera y generadora de cabeceos, llena de efectos de sonido y excentricidades Prog que no nos pueden faltar, pero a la vez con un swing bastante peculiar y adictivo, particularmente en la sección instrumental que se viene extendida y viajera, todo un éxtasis sonoro. Y es todo una antesala para llegar al clímax, la sexta parte (que se titula igual que la canción completa) cierra el círculo y actúa como reprise de las ideas originales pero expandiendo todo a horizontes insospechados, ya sea en secciones instrumentales enfermizas o en un Neal Morse emocionado y sentido recitando el remate de las estrofas iniciales, con la banda en modo épico dándolo todo. Sin dudas una de esas grandes canciones de todo su catálogo, que siempre recordamos con cariño y volvemos a visitar en distintos momentos de la vida.

Como dato curioso y algo que siempre me llamó la atención, unos meses después de la salida de este disco, Symphony X editó también su quinto disco de estudio al que también tituló ‘V’, y hasta la portada es muy similar, retratando una figura humana sobre la arena. Por lo que tenemos dos discos de género progresivo, editados el mismo año, con el mismo nombre, ¡y hasta con similaridades en la portada! ¿Coincidencia? Yo no lo creo, pero nunca lo sabremos.

Obvias similaridades: Mismo nombre, mismo año, portada con mucho en común.

Spock’s Beard llega a un nuevo pináculo con ‘V’, el disco definitivo para enmarcar los primeros cinco años de vida de la banda. Todos sabemos que lo mejor estaba por llegar con ‘Snow’, pero a partir de esta quinta gran obra se siembran las semillas de algo inolvidable y atemporal, con una banda que estaba haciendo historia disco a disco en el mundo del progresivo, y no pensaban parar jamás. Hoy día Spock’s Beard es una bestia totalmente diferente, prolífica y melódica por igual pero con Neal Morse alejado y dedicado a sus propios proyectos, por eso es bueno recordar esta primera etapa que se torna fundamental e inolvidable para todos los amantes de esta música que nos hace saltar, cabecear y emocionarnos al mismo tiempo.

Género: Progressive Rock
Lanzamiento: 22-08-2000
Sello: Metal Blade / Radiant Records

Tracklist:

1. At the End of the Day (16:30)
2. Revelation (6:04)
3. Thoughts (Part II) (4:41)
4. All on a Sunday (4:12)
5. Goodbye to Yesterdays (4:40)
6. The Great Nothing (27:18) :
– a) From Nowhere
– b) One Note
– c) Come Up Breathing
– d) Submerged
– e) Missed Your Calling
– f) The Great Nothing

Calificación: 8.7 / 10

Album Review: Alejandro Melgar


Otros reviews de Spock’s Beard: