TEMPERANCE – Viridian (ALBUM REVIEW)

La categorización de “Modern Metal” ha estado ganando cada vez más peso en los últimos años de la música heavy. Un estilo que parte de la base de otros géneros ya establecidos como el Symphonic Metal, el Rock Alternativo y el Nü Metal, pero incorpora nuevos matices basados en corrientes ajenas al estilo como el Pop y la música electrónica. Dentro de los exponentes más populares que explotan estas características podemos citar a los suecos de Amaranthe, una fuerza reconocida mundialmente, amados y odiados por igual en la comunidad metalera. Esta división es más notoria en este género que en otros dado el fuerte componente comercial, radial y popero que se puede escuchar en sus composiciones. Hay que tener la mente abierta para aceptar un género tan disímil dentro de la comunidad metálica.

El caso de los italianos Temperance es similar, pero cuentan con la ventaja de tener los suficientes ingredientes para mantener su triunfo en los distintos mercados a base de un crecimiento constante y composiciones gancheras y contundentes. Surgidos en 2013 como creación de Marco Pastorino y Giulio Capone, la formación inicial editó tres discos de estudio entre 2014 y 2016, con una eficiencia envidiable que los cementó como un nombre a tener en cuenta en la creciente escena alternativa. En 2017 la banda sufre un fuerte sacudón con la salida de Capone, miembro clave fundador, y de su vocalista Chiara Tricarico, quienes parten para seguir su camino en otra dirección. Esto deja a Pastorino como único miembro fundador, reclutando los talentos vocales de Michele Guaitoli (actual Visions of Atlantis) y Alessia Scolletti, con quienes Temperance tiene su primer volantazo evolutivo que los hace crecer de manera casi exponencial.

Es así que la banda más afianzada que nunca lanza ‘Of Jupiter And Moons’ (2018), su disco más sólido y ambicioso hasta el momento, posicionándolos en un lugar de privilegio que les ganó un mayor reconocimiento a nivel global. Con esta formación y un nuevo contrato con el importante sello Napalm Records, la banda apuesta en grande con su nueva placa ‘Viridian’, un disco en el que se ponen a prueba todos los conocimientos que Temperance ha adquirido en el correr de su carrera, mostrando lo mejor de todos los mundos que han transitado compositivamente.

Todo esto queda evidente desde el arranque que evoca a otros tiempos donde el gancho y el componente radial eran prioridad por sobre la complejidad, con un corte de difusión directo como es ‘Mission Impossible’, y las comparaciones con Amaranthe son obvias en este punto. Un tema futurista, pegadizo, con mucho sonido electrónico y reminiscencias Pop, que nos recuerda a aquel homenaje a la ciencia ficción que fue ‘The Nexus’. El sonido es cristalino, las performances sentidas y la producción está varios escalones por arriba de los anteriores trabajos. Se nota el empeño en crecer y mejorar. También aparecen cortes más rockeros y straightforward, más centrados en las guitarras y los estribillos como ‘I Am the Fire’ o ‘Start Another Round’ que se basan en crear melodías memorables que resuenen. Los vocales de Guaitoli y Scolletti forman un dueto irresistible para los fans del Symphonic Metal moderno.

Otro de los cortes destacables que también fue un single es ‘My Demons Can’t Sleep’, donde la banda canaliza el lado más pesado y oscuro, haciendo recordar a actos de Power melódico como Kamelot o Stratovarius, con otro de esos estribillos bien construídos que nos hace saltar, bailar y exorcizar a todos los demonios que llevemos dentro y no puedan dormir. El tema título ‘Viridian’ es algo nuevo para el mundo de Temperance, y es de remarcar que la banda tome riesgos y adquiera este tipo de sonidos, evocando más al rock ochentero con sintetizadores y medios tiempos, versos bien powermetaleros y un estribillo coreable digno del mejor show de estadio. Todos vamos a estar gritando “VIRIDIAN!!” cuando suene este bombazo en vivo.

Otros momentos a tener en cuenta son las balada ‘Scent of Dye’ y ‘Gaia’ que muestran una performance vibrante y llena de emoción por parte de Guaitoli, la pesadita ‘The Cult of Mystery’ donde la banda muestra que cuando quieren ponerse metaleros también son capaces de salir bien parados y el aire céltico que predomina en la hipnótica ‘Nanook’, que recuerda a las últimas etapas de Nightwish con temas como ‘I Want My Tears Back’ o ‘Elan’. El cierre está guardado para una incursión navideña que supieron regalarnos para las últimas festividades, ‘Lost in the Christmas Dream’ se incorpora al largo catálogo de canciones de Navidad metaleras para adornar la playlist de los futuros fines de año. Un cierre atípico pero que muestra la versatilidad de la banda en un disco que lo tiene todo.

Hay algo que tenemos claro y es que Temperance no está inventando la rueda ni mucho menos con este lanzamiento. Muchos van a decir que peca del edulcoramiento que este tipo de bandas impregna en cada composición, pero la realidad es que los italianos están tomando algunos riesgos con ‘Viridian’ y eso se nota en la variedad de las canciones, en lo intenso de las performances y en la producción que cada vez está más cerca de igualar a las grandes ligas. Sin dudas será un disco que abra muchas puertas y que esperemos les otorgue un lugar más meritorio en la peleada escena metálica europea y mundial. Sin ser un disco que nos maraville, estamos ante una sólida placa de metal moderno que hará las delicias de los fanáticos del género y nos deja con los oídos atentos siguiendo de cerca una carrera en crecimiento estrepitoso para un quinteto que se está ganando un lugar de privilegio.

Lanzamiento: 24-01-2020

Tracklist

01 – Mission Impossible
02 – I Am the Fire
03 – Start Another Round
04 – My Demons Can’t Sleep
05 – Viridian
06 – Let It Beat
07 – Scent of Dye
08 – The Cult of Mystery
09 – Nanook
10 – Gaia
11 – Catch the Dream
12 – Lost in the Christmas Dream

Calificación: 8 / 10

Album Review: Alejandro Melgar – Gentileza Napalm Records