PROG REVIEW: ANATHEMA – We’re Here Because We’re Here (2010)

Este año se cumple una década desde el lanzamiento de un álbum fundamental en la carrera de Anathema. Tras mutar definitivamente su sonido hacia el lado más atmosférico y progresivo de su música con el muy recomendable ‘A Natural Disaster (2003)’, la banda se encontró a si misma en una encrucijada que los llevó por aún más caminos de introspección y autodescubrimiento. Sin sello discográfico que los ampare, el grupo transitó varios años con extensas giras y recurriendo al lanzamiento de canciones en un formato más independiente a través de su sitio web. El interés del público siempre se mantuvo y de esa forma y tras siete años de espera, finalmente los ingleses firman contrato con el prestigioso sello prog Kscope y se pone en marcha la campaña de lanzamiento de ‘We’re Here Because We’re Here’, el álbum que cementará a Anathema como un exponente fundamental dentro del Prog Atmosférico, ya totalmente alejados de los climas lúgubres y apesadumbrados de sus inicios Doom/Death.

Es también un disco muy especial para mi en lo personal, ya que fue el disco con el que conocí Anathema hace ya 10 años y me adentré de lleno en este mundo de atmósferas increíbles que te llegan al corazón y te hacen reír, llorar, erizar la piel y emocionarte. También cabe destacar que en este disco la cantante Lee Douglas comienza a tener un lugar fijo en la banda, luego de varios años de participación como artista invitada, y eso se nota tanto en las composiciones como en los shows en vivo.

Y mientras observamos esa portada tan celestial donde una persona camina por el agua hacia el horizonte (el título tentativo del álbum iba a ser ‘Horizons’), nos empezamos a extasiar con el comienzo de ‘Thin Air’, un himno de esos que se mantiene muy vigente en los setlists del quinteto hoy en día, con una explosión característica que desemboca en riffs atronadores que los acerca más al Post-Rock, sin perder esa cuota emocional. Sobre la segunda mitad la canción nos hace viajar a otra galaxia donde los sentimientos siguen reinando. Definitivamente un himno de esto que llamamos “new prog”. ‘Summernight Horizon’ muestra el lado más experimental y progresivo de los brothers de Liverpool, una pieza en la que predomina el piano y las vocales conjuntas de Lee Douglas y Vincent Cavanagh, en un dueto que rompe todos los límites y nos invita a dejarnos llevar por una catarata de emociones y riffs bien rockeros que se entremezclan con climas etéreos de ensueño.

Y si hablamos de lo etéreo, no podemos dejar de mencionar la belleza de canción que es ‘Dreaming Light’, una caricia para el alma y un himno al amor que no puede faltar en ninguna playlist romántica. Es una canción totalmente accesible que puede ser un buen punto de partida para gente que esté por fuera de esta música y estos géneros. Garantía de enamoramiento asegurado cuando escuchamos a Vincent llenar de pasión esos versos tan vivos. El riff post-metalero que aparece en la segunda mitad llega en el momento de mayor éxtasis, cuando ya estamos en la emoción máxima, totalmente calculado por esa mente maestra que es Danny Cavanagh, milimetrizando el sentimiento hasta hacernos llorar de alegría. Una de las canciones que mejor representa este disco y esta etapa de Anathema.

Everything’ funciona como la continuación natural del tema anterior, con una estructura similar basada en un riff de piano y las dos voces cantando en armonía. Otro ejemplo de la belleza y el positivismo que transformó por completo a esta banda, que supo emanar tristeza pero que ahora se rige por los parámetros de la energía y la espiritualidad como vehículo conductor de las emociones. Y sin anestesia nos pegan ‘Angels Walk Among Us’, otro temazo que se convirtió en clásico y fue una de las canciones difundidas previamente durante los años independientes del grupo. Es una hermosa canción con la participación especial de Ville Vallo de HIM, que aporta su melancolía vocal para una pieza que se torna imprescindible.

Presence’ funciona a modo de interludio ambiental con un relato hablado en off, para que después entre Lee Douglas entonando de manera más solemne y profunda el estribillo del tema anterior, dándole cierre mientras se escucha una y otra vez “la vida es eterna”. Esto da paso a otro clásico, y nos vamos dando cuenta que el disco está lleno de ellos. ‘A Simple Mistake’ es otro de esos enormes temas que nos acompaña siempre, poseedor de un estribillo adictivo y genuino. Con sus más de 8 minutos de duración el tema te pasea por varios climas, y es pasando la mitad donde entramos en una sección de “caos ordenado” donde se desata el momento más pesado del álbum, a base de riffs post-metálicos que te hipnotizan y te hacen headbangear y ser parte de un transe único. Después de una seguidilla de canciones pensadas para emocionar, ‘A Simple Mistake’ lo logra pero desde otro lugar: derribando estructuras y haciéndote sacar todos tus demonios en el grito más desgarrador que puedas lanzar al viento.

El costado más rockero y directo se hace presente con ‘Get Off Get Out’, una canción simple y de estructura repetitiva, con un estribillo radial bien centrado en riffs de guitarra densos y precisos, de esos que se te quedan pegados en la cabeza luego de terminada la canción. La melancolía enigmática aparece con la grandiosa ‘Universal’ y sus climas orquestales. Con un comienzo minimalista y sentido la canción va agarrando fuerza e intensidad y presenta a un Vincent Cavanagh en su mejor momento, derrochando emoción e intensidad. Aparece también un solo de Daniel Cavanagh muy épico y que también destila sentimientos a raudales. Y el cierre con el riff de piano y orquesta es algo monumental que tienes que descubrir por ti mismo.

La canción más larga del álbum queda para el cierre. ‘Hindsight’ termina esta historia con una incursión instrumental, que arranca de manera intimista pero logra explotar en un crescendo de emociones inigualable, como ya nos tienen acostumbrados. Es el cierre perfecto para un álbum que lo tiene todo. Con el objetivo principal de emocionar al oyente, Anathema logra capturar un conjunto de piezas imprescindibles para entender el Prog moderno que prioriza los sentimientos por sobre el virtuosismo. Acá no vas a encontrar mil notas por minuto ni escalas imposibles, acá vas a encontrar pura emoción, sentida y desde el corazón, interpretada por un conjunto de músicos cuyo talento es lograr que sientas y te movilices junto con ellos.Este disco es el testimonio que relata el comienzo de una nueva etapa para Anathema, una llena de frescura, intensidad y buenas vibras. Lo que vendría sería el que para mi es su mejor disco (Weather Systems, 2012, pueden encontrar acá su review), pero ‘We’re Here Because We’re Here’ es la antesala perfecta para celebrar esta nueva etapa, y a diez años de su edición celebramos la vida con la mejor banda sonora que podamos tener para nuestro viaje introspectivo.

Lanzamiento: 31-05-2010
Sello: Kscope

Tracklist

1. Thin Air
2. Summernight Horizon
3. Dreaming Light
4. Everything
5. Angels Walk Among Us
6. Presence
7. A Simple Mistake
8. Get Off Get Out
9. Universal
10. Hindsight

Calificación: 9,1 / 10

Album Review: Alejandro Melgar – Colaboración con Nación Progresiva

Gerardo