CATTLE DECAPITATION – Death Atlas (ALBUM REVIEW)

Sí, cada vez que nos enteramos que Cattle Decapitation va a sacar disco nuevo, sabemos que va a ser un canto a la vida, lleno de luz, de esperanza y buenaventura para todos nosotros. En serio es creíble eso? A mi parecer estos tipos deben de ser de las bandas más brutales y mala onda de los últimos 15 años (junto con Anaal Nathrakh) debido a su temática y su postura completamente feroz y descarnada.

Esto es mala hostia, gente que está enojada, que no está pasando momentos de felicidad en su vida, que tienen frustraciones e ideas para plasmar en formato Death Grind, que desde el “The Geocide” en el cual hay posterior a la patada facial de los primeros segundos, entre riff extremo rápido y batería totalmente arriba, llegan unos vocales totalmente extraños que le brindan un ambiente mucho más jodido al tema.

“Be Stilling our Bleedings Hearts” enfoca mucho más a la precisión  técnica y sin dar el más mínimo respiro al oyente de poder retomar el aliento, cosa ya clásica estos muchachos. Un tema que casi sin bajar de marcha, termina siendo mucho más elaborado de lo que se siente. Así como “Vulturous” cuenta con un riff totalmente ganchero y una cuota aun más extrema caótica en su propuesta, seguimos remarcando que estos tipos no estarían jodiendo, saben que esto es extremo y lo llevan casi a los límites audibles.

Una oda a la misántropia es el “One Day closer to The End of The World” en el cual se nota un poco más de respiro que rápidamente es vilipendiado por unos blast beats totalmente inhumanos que nos traen a la mente a Anaal Nathrakh sin lugar a dudas solo que en versión menos “melodica”. Ya con “Bring back the Plague” podemos incluso notar algunos tintes de Black Metal en los riff nuevamente llevados a límites casi inhumanos de ejecutar, con las vociferaciones de Travis que van de la mano de una parte melodica demasiado pero demasiado llamativa con claridad y potencia, hasta por momentos “coreable” que rápidamente es absorbida por la virulencia y el caos!

Esta claro el mensaje misántropo que Cattle Decapitation nos está demostrando (bueno…desde el formidable “Humanure” (2004) hasta la fecha prácticamente), que es cada día aumentando entre la técnica extrema y más directa, dándose algún breve respiro cada tanto como “Absolute Destitute” y “Finish Them” con riff mucho más oscuros y opresores para el escucha.
Posterior a un poquito de calma, la bomba explota nuevamente en nuestras trompas de Eustaquio con “With all Disrespect” entre la furia y el blast beat que lentamente se va oscureciendo cada vez más, pero que cuenta con sus breves momentos (muy breves) donde la variopinta voz juega entre todo el caos sonoro que estamos experimentando, y esto puede ser hasta incluso molesto por momentos.

El disco cuenta con algunos temas entre instrumentales que no vale la pena mencionar ya que nada aportan a la esencia de disco (un tema/intro que sea suave no pega ni con moco aquí, ya que lejos esta de ser un disco suave); hasta llegar al tema homónimo “Death Atlas” que fue elegido como track difusión en buena elección ya que debe ser de las piezas más pasables para los oyentes y más vendible, y esto sin desmerecer, ya que en estructura es la más amena de todo el disco que cuenta con momentos de histeria pura.

En resumen un disco que para digerirlo, tiene que tener tiempo y buena predisposición ya que toda la discografía de Cattle Decapitation cuenta con estos picos altos y bestiales. Quizás no sea la mejor placa de estos tipos, pero es un fiel reflejo de que siguen activos en su lucha contra la mayor Plaga del Planeta: la Humanidad.

Lanzamiento: 29-11-2019
Sello: Metal Blade Records

01. Anthropogenic: End Transmission
02. The Geocide
03. Be Still Our Bleeding Hearts
04. Vulturous
05. The Great Dying
06. One Day Closer to the End of the World
07. Bring Back the Plague
08. Absolute Destitute
09. The Great Dying II
10. Finish Them
11. With All Disrespect
12. Time’s Cruel Curtain
13. The Unerasable Past
14. Death Atlas

Calificación: 7 / 10

Album Review: Attila – El Lado Oscuro Metal

Attila