AVATARIUM – The Fire I Long For (ALBUM REVIEW)

Con un 2019 que ya está dando sus últimos respiros en lo que respecta al mundo discográfico, aún quedan joyitas para analizar peleando por un lugarcito entre lo mejor del año. Es el caso de la nueva obra de Avatarium, que tranquilamente se ubica entre lo más destacado que el género de Doom Metal Épico tiene para ofrecer hoy en día. Pero antes de analizar a fondo el reciente trabajo de los suecos, es necesario dar un poco de background y rememorar las piezas clave que hicieron de la banda lo que es en la actualidad.

Surgidos entre 2012 y 2013 como un proyecto paralelo orquestado por la mente maestra detrás de Candlemass, Leif Edling, Avatarium tuvo su debut ese mismo año con su disco autotitulado, llenándose de críticas positivas y destacándose tanto entre la prensa especializada como entre los fans, que poco a poco se iban sumando a sus filas. Poco después el quinteto engendraría el que para mi es su mejor álbum, The Girl With The Raven Mask (2015), un testamento de la melancolía y el buen gusto, comandado por la exquisita voz de Jennie-Ann Smith, esposa del guitarrista y también miembro fundador Marcus Jidell. Seguimos avanzando en el tiempo y nos encontramos con el primer traspié: el legendario Leif Edling debe dar un paso al costado de la banda por problemas de salud que impidieron que siguiera presentándose en vivo. Si bien Edling siguió colaborando en la composición y producción de nueva música, su rol se vio notoriamente reducido para cuando se editó su tercer disco Hurricanes and Halos (2017), un álbum que apostó más al sonido vintage del Occult Rock más retro que tanto está de moda en estos días, relegando a un segundo plano el Doom clásico por el que fueron reconocidos en un principio.

Llegamos entonces a este The Fire I Long For, su cuarto disco, y podemos decir que todos los ingredientes por los cuales Avatarium es reconocida están presentes y magnificados en esta placa, logrando una colección de canciones directas, concisas y sin rellenos, tomando lo mejor de cada etapa de la banda y evolucionando acorde a la experiencia y al legado que vienen dejando. Así, el Doom “candlemassesco” se hace presente en el arranque con Voices, un himno solemne de desolación y melancolía, guíado por la densidad de unos riffs de guitarra tan gruesos como imponentes, y la hipnótica voz de Jennie-Ann Smith, que nos deja extasiados y rendidos con cada escucha, además de unos excelsos solos de teclado y guitarra que nos dejan clamando por más.

El siguiente track se trata del primer single liberado, Rubicon, un tema bien pegadizo y de corte análogo, buscando sonar vintage como la mejor canción ocultista de los 70s. Las herramientas que siempre estuvieron presentes logran una nueva magnitud y glorifican un género que hace años está teniendo su revival, en una canción con mucho gancho y onda, que está guiada por una catarata de riffs de guitarra que se te incrustan en el cráneo y no te abandonan. Un momento experimental y arriesgado aparece con Lay Me Down, una canción misteriosa perteneciente a un género que podríamos catalogar como “Dark Country”, dado que posee todos los ingredientes campestres y rústicos de una gran balada country, pero adornada de un aura de misticismo y oscuridad que la hace totalmente irresistible. Soberbia balada llena de sentimiento.

El Doom vieja escuela vuelve a reinar en Porcelain Skull, un temazo de esos que te hace entrar en trance y no dejar de mover el cuello en circulos mientras te dejas llevar por los aromas y la psicodelia del mundo a tu alrededor. Y cuando estás en medio de la hipnosis el tema agarra velocidad y entona su estribillo por todo lo alto. Un solo de guitarra viajero es sucedido por un organo ultra siniestro y otro solo aún más melancólico redondeando tremenda sección. Inesperadamente aparece una canción que canaliza el Deep Purple interior de Avatarium, y es que Shake That Demon tiene impregnada en toda su extensión el ADN de la legendaria banda inglesa. Un tema breve y sin vueltas, una piña directo al mentón, con mucho Rock bien setentero en adoración a la vieja escuela, con solos psicodélicos incluídos, transformándose en el tema más rápido del disco.

La melancolía del Doom se hace nuevamente presente con Great Beyond, en plan más denso y pausado, con una cadencia de recuerda a una marcha casi militarizada pero con un toque fúnebre, logrando un interesante experimento pero que termina siendo uno de los temas menos recordables del disco. Llegando al tema título, The Fire I Long For, tenemos acá una otra canción lenta pero que se torna memorable por su ejecución tan sentida y llena de emotividad. Smith suena honesta, desgarradora y visceral, entregando una interpretación antológica en un estribillo que nos hace estremecer. Una gran canción para dejarse llevar, representante del góspel oscuro que Avatarium predica como ninguna otra banda.

Más Doom y a la bolsa, llegamos al tema más largo del disco y se trata de Epitaph of Heroes, que con casi siete minutos de duración en ningún momento pierde intensidad y nos hace contornearnos en su excentricidad. Coros siniestros, riffs entrecortados e intensidad de la melodía, un himno de oscuridad infaltable. La historia termina de manera solemne y enigmática con Stars They Move, una balada acústica de piano con componentes orquestales que nos eriza la piel gracias a la electrizante perfomance de Jennie-Ann Smith, la figura indiscutida de este álbum. Una perfecta manera de cerrar una placa sumamente destacada.

The Fire I Long For muestra a una banda afianzada en su propuesta, nutriéndose de su propio pasado y aprendiendo de los errores para entregar una colección de canciones que se vuelven íntimas, necesarias, y que beben tanto del Doom de la vieja escuela de Candlemass como del Rock setentero lleno de guiños vintage y fumetas. Es gratificante ver como sobre el final del año puede salir un disco que se gane un lugar en lo alto del podio, todo a base de buenas composiciones, interpretaciones sentidas y una performance vocal hipnotizante que nos hace encontrar el fuego que tanto anhelábamos.

Lanzamiento: 22-11-2019
Sello: Nuclear Blast Records

Tracklist:

  1. Voices 4:51
  2. Rubicon 4:38
  3. Lay Me Down 4:50
  4. Porcelain Skull 5:03
  5. Shake That Demon 3:43
  6. Great Beyond 5:34
  7. The Fire I Long For 5:06
  8. Epitaph Of Heroes 6:56
  9. Stars They Move 3:17

Calificación: 9 / 10

Album Review: Alejandro Melgar – Gentileza Nuclear Blast Records