DEAD WITCHES – The Final Exorcism (review)

En los útlimos años se revitalizó un género conocido como “Occult Rock”, que combina los climas opresivos y densos del más oscuro Black Sabbath, con la repetición de estructuras y el transe hipnótico que practican bandas más relacionadas al Stoner Rock de los 90s. Dentro de esta categorización musical aparecieron un montón de grupos que invadieron el mundo: Kadavar, Samsara Blues Experiment, Graveyard, Earthless son solo algunos de los exponentes más hacia el lado del Stoner, y en lo referido a la movida más “ocultista” tenemos bandas como Lucifer, Blood Ceremony, Royal Thunder, por nombrar algunas de las más prominentes.

Resultado de imagen para dead witches – the final exorcism

Este último grupo de bandas se caracteriza por tener vocales femeninas al frente, característica que comparten los ingleses de Dead Witches, protagonistas de esta nota. Su sonido evoca maldad pura, siempre manteniendo esa densidad vintage que evoca a los climas más oscuros de los cuatro de Birmingham, sin perder esos largos interludios que hacen al oyente viajar por los escenarios más lúgubres de la mente humana. Originarios de Inglaterra como proyecto paralelo de la mente detrás de Electric Wizard durante muchos años, el baterista Mark Greening, Dead Witches está pensado para transportarte a un mundo de oscuridad y horror.

“The Final Exorcism” es su segundo trabajo de estudio, siguiendo la línea de su predecesor “Ouija” (2017), y se compone de 7 canciones que desgarrarán tu alma de camino hacia el infierno. Tras la siniestra intro “There’s Someone There”, donde como el título lo indica se pinta una imagen  tenebrosa de una figura acechando una pobre víctima, el álbum da comienzo con “The Final Exorcism” y la podredumbre se hace notar enseguida. Sonido vintage, guitarras hiper densas, bajo atronador y unas vocales de ultratumba a cargo de Soozi Chameleone. El tema suena como se espera, desesperanzador, oscuro y agobiante. Logra transportar al escucha a una atmósfera de desolación de la que cuesta salir. El riff principal se repite una y otra vez y te invita a rendirte ante la hipnosis. El transe que generan los sonidos repetitivos es una característica fundamental de este estilo tan opresivo.

El disco continúa con “Goddess Of The Night”, a primera instancia cuesta distinguir que se trata de una canción diferente a la anterior. La atmósfera hace que las canciones se entremezclen en una masa de riffs y densidad que a veces hace que cueste distinguir diferencias. El riff psicodélico hace que tu cabeza gire una y otra vez al unísono mientras tu alma clama piedad en este viaje sin retorno.

Image may contain: one or more people and outdoor

La pesadilla continúa con un solo de guitarra a cargo de Oliver Irongiant que completa el viaje astral hacia los confines de la locura, y culmina con un sintetizador muy siniestro. “When Do The Dead See The Sun” es un interludio con un estribillo vocal que evoca mucho a Pink Floyd, mucha psicodelia, voces distorsionadas y guitarras acústicas. “The Church By The Sea” arranca con unas guitarras super densas que recuerda al comienzo de la mítica “Iron Man” de Black Sabbath. El riff se mantiene durante la canción generando ese clima tan agobiante que reina durante todo el disco. Las vocales suenan desgarradoras, Soozi deja todo en la cancha, como si del apocalipsis se tratase, no se va a quedar sin decir nada. Un solo con mucha psicodelia y ese riff que invita al transe una y otra vez. Y por acá nos damos cuenta que solo quedan dos canciones y que la onda el disco no va a cambiar, que tenemos que quererlo como es y abrazar la monotonía de la hipnosis o sucumbir ante el aburrimiento. Va en gusto del consumidor.

Llegamos al tema “Lay, Demon” que de entrada suena bien siniestro, con un aura casi Doom Metal, bien lento y opresivo. Las influencias de Tony Iommi son claras en esta pieza bien setentosa. Y el disco cierra con “Fear The Priest”, el tema más largo, que con sus más de 9 minutos invita al headbanging constante. Suena muy sucio y análogo, con una batería muy enferma a cargo del mastermind Greening. El estribillo resuena en tu cabeza y te dan ganas de seguir escuchando, pero es cuando nos damos cuenta que el disco se ha terminado.

“The Final Exorcism” nos deja entonces con un sabor agridulce. Una duración de 40 minutos para un disco no está nada mal, de hecho siempre digo que la duración no es sinónimo de la calidad de un trabajo. Solo que en esta ocasión, 7 canciones de las cuales 2 son intros o interludios, dejando realmente 5 canciones reales, suena a poco y así se siente. En la repetición uno se pierde y se deja llevar por el transe, pero la sensación final es que nos queda gusto a poco. Puristas del género sabrán apreciar una obra hecha con sentimiento por lo podrido, pero es un disco que requiere paciencia y dedicación, si bien se termina más rápido que una canción progresiva.

Calificación: 7,5 / 10

Review por Alejandro Melgar – Gentileza All Noir

‘The Final Exorcism’ tracklist:

  1. There’s Someone There
  2. The Final Exorcism
  3. Goddess Of The Night
  4. When Do The Dead See The Sun
  5. The Church By The Sea
  6. Lay, Demon
  7. Fear The Priest

Sello: HEAVY PSYCH SOUND RECORDS

Dead Witches es:
Mark Greening – Assault and Battery
Oliver Irongiant – Guitar
Soozi Chameleone – Vocals
Carl Geary – Fuzz bass

2 thoughts on “DEAD WITCHES – The Final Exorcism (review)

  1. excelente disco review!!!! Comentarios con muy buen nivel. Llevo años leyendo sobre el tema y me sorprendió gratamente. Congrats Alejandro!!

  2. Muchísimas gracias por tus comentarios Mariela. Estoy dando mis primeros pasos como reviewer y es muy gratificante leer este tipo de devoluciones. Abrazo grande!

Comments are closed.